Más Madrid y las organizaciones sociales y vecinales comparten el diagnóstico de la nefasta gestión del temporal de nieve

¬La fuerza mayoritaria de Madrid y las entidades CCOO, UGT, FRAVM y FAPA Giner de los Ríos se han reunido esta semana para analizar lo sucedido y han concluido que “la falta de planificación y previsión, así como una gestión partidista, llevaron a un bloqueo injustificado de la ciudad durante dos semanas”

¬Para el concejal de Más Madrid Nacho Murgui, ha quedado de manifiesto que,  de nuevo, ha sido la ciudadanía la que ha tenido que asumir con escasos recursos y sin apoyo de la administración la limpieza de los accesos a servicios básicos como hospitales, centros de salud o centros educativos

¬Más Madrid reclaman al Gobierno de Almeida que asuma sus responsabilidades y que establezca un espacio de evaluación conjunta y seguimiento de las medidas para paliar los destrozos de Filomena con participación de las entidades sociales, entre otras medidas

Falta de planificación y previsión y gestión partidista por parte del Gobierno municipal. Es el diagnóstico compartido por el grupo municipal de Más Madrid y las principales organizaciones sociales y vecinales de la ciudad (CCOO, UGT, FRAVM y FAPA Francisco Giner de los Ríos), que mantuvieron un encuentro la pasada semana para analizar la gestión del temporal y los destrozos que ocasionó en Madrid. 

Puntos comunes, ha subrayado el concejal de Más Madrid Nacho Murgui, de una gestión desde el Gobierno que preside Martínez Almeida que llevaron a la ciudad a una situación injustificada de bloqueo de las vías públicas, “que habría podido evitarse movilizando los recursos públicos necesarios desde los primeros momentos de la nevada, en vez de reaccionar tres días después”. A esta evidente falta de planificación y previsión se sumó un uso partidista de la situación para desviar la atención de las responsabilidades del propio Gobierno municipal hacia la declaración de zona catastrófica, ha apuntado Murgui.

Diagnóstico común limpieza, educación, transporte público

Como en muchas otras ocasiones excepcionales, de nuevo, ha sido la ciudadanía la que ha tenido que asumir con escasos recursos y sin apoyo de la administración la limpieza de los accesos a servicios básicos como hospitales, centros de salud o centros educativos.

Y, cuando por fin comienza la retirada de la nieve de la vía pública -ha recordado el edil de Más Madrid-, se hace priorizando el tráfico rodado frente a la movilidad peatonal y el transporte público y relegando a un segundo plano a las zonas de la ciudad menos favorecidas. 

Lo ocurrido en torno al servicio de autobuses urbanos de la EMT es otro de los claros ejemplos de la falta de coordinación del PP, que tuvo como consecuencia un centenar de conductores atrapados y autobuses vandalizados. Lo cierto es que han tenido que pasar casi dos semanas hasta recuperar el 100 % del servicio, aunque muchas de las líneas todavía sufren desvíos.

Y la basura acumulada en las calles de Madrid, entre 20.000 y 30.000 toneladas, que se ha recogido sin separación, lo que está generando en Valdemingómez una serie de problemas añadidos en forma de malos olores para los vecindarios de ciertas zonas de la ciudad.

El cierre de los centros educativos se ha prolongado más de una semana, a lo que hay que sumar la mala y escasa información a las familias desde la Administración municipal, que ha ido adoptando decisiones de manera unilateral sin contar con la comunidad educativa. Por ejemplo, en el caso de las ocho escuelas infantiles que no pudieron abrir el pasado miércoles (cuatro de ellas en el distrito de Hortaleza) no se informó de la prolongación del cierre a las familias hasta la noche anterior.

El CEIP Aussías March permaneció también cerrado el miércoles por decisión de la Junta Municipal del distrito de Villaverde y hasta el mismo día no se comunicó ni al equipo directivo del centro ni a las familias. 

La FAPA calcula en, aproximadamente, 27.000 familias las afectadas por los nuevos retrasos en la apertura de los centros educativos del día 20 (sin contar las escuelas infantiles).

De los 50 centros educativos que no han podido abrir en la fecha prevista, unos 40 pertenecen al municipio de Madrid y todos son públicos.  Los que han podido reanudar las clases ha sido en gran parte gracias al trabajo voluntario de la comunidad educativa.

La situación ha vuelto a poner en evidencia la insuficiencia de las políticas públicas para la conciliación laboral y familiar. Del mismo modo, la falta de inversión, planificación, revisión y actualización de infraestructuras educativas y la falta de recursos que garanticen el acceso a la educación de todo el alumnado.

La plataforma EducaMadrid no funciona de manera adecuada y es claramente insuficiente. En la Comunidad de Madrid hay más de un millón de alumnos/as y sólo se conectaron 200.000 y con dificultades.

Este hecho afecta de manera mucho más acusada a miles de familias que no disponen de los equipos necesarios para garantizar el acceso a medios digitales a todos los miembros de la familia.

Miles de vecinos y vecinas de Madrid, muchos de ellos niños y niñas que han vivido esta situación en las condiciones más extremas en la Cañada Real. Nuestros vecinos y vecinas viven privados de lo más elemental, entre otras cosas, el derecho a la educación.

Desde el punto de vista de la economía, el prolongado bloqueo de la vía pública ha supuesto un enorme perjuicio para el tejido económico de la ciudad, especialmente autónomos, pymes y pequeños comercios.

Más Madrid y las entidades sociales han criticado, además, que la coordinación territorial quedara excluida del comité de emergencia formado por el alcalde y otros miembros de su equipo de Gobierno, que habría sido decisiva a la hora de afrontar a tiempo cuestiones tan sensibles como la apertura de los centros educativos.

Nacho Murgui ha resaltado la conclusión que comparten Más Madrid y las entidades sociales de la ciudad: “el valor del tejido social madrileño que, otra vez, ha sido capaz de llegar ahí donde la Administración no ha podido o no ha querido llegar”. Por eso plantean varias medidas: 

.- La puesta en marcha desde el Ayuntamiento de un espacio de evaluación conjunta y seguimiento de las medidas aplicadas por la Administración Local para paliar las consecuencias de Filomena, que cuente con la participación de las organizaciones sociales

.- Este espacio debe estudiar medidas para reforzar y mejorar los servicios públicos

.-  Revisar y actualizar el Plan de Emergencia Invernal del Ayuntamiento de Madrid

.-  Elaborar un Plan de Salud Ambiental Escolar

.-  Abordar el diseño de Planes Municipales de conciliación familiar y laboral y de planes de formación y accesibilidad a recursos educativos digitales 

Fuente: masmadrid.org

educaciongestionlimpiezaNacho MurguiOrganizaciones Socialestemporalfilomenatransporte público