Los fondos buitre ya controlan el 100% de cinco de los siete hospitales de gestión mixta de Madrid

En dos de ellos, el del Henares y el de Parla, la participación de los fondos buitre en el accionariado es del 49%*

Los fondos buitre han duplicado su participación en el accionariado la mayoría de hospitales de gestión mixta (modelo PFI, Private Finance Initiative) de Madrid en apenas cinco años. Mientras que en 2018 tenían una participación media del 49%, en 2022 ya controlan la totalidad del accionariado en siete de los cinco centros que oepran bajo este modelo*. Así lo denuncia la Plataforma contra los Fondos Buitre, que ha actualizado recientemente los datos en esta materia.

Fondos especuladores como Quaero Capital, LBEIP BV, Brookfield, Meridiam, Bestinver o DIF son los propietarios actuales de la concesión de los hospitales del Tajo (Aranjuez), del Sureste (Arganda), del Henares (Coslada), Puerta del Hierro (Majadahonda), Infanta Cristina (Parla), Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes) e Infanta Leonor (Vallecas).

Los siete hospitales modelo PFI de la Comunidad de Madrid fueron levantados durante los años de Esperanza Aguirre en la presidencia del Gobierno regional. Su construcción se adjudicó a diferentes empresas que, posteriormente, serían las encargadas de gestionar la parte no sanitaria del mismo durante 30 años. De esta forma, la UTE compuesta por FCC, OHL y Bankia se quedó con la concesión del Hospital del Suroeste, Acciona con el Infanta Sofía o Dragados, de Florentino Pérez, con el Puerta de Hierro, por poner algunos ejemplos.

“Estas grandes constructoras adjudicatarias crearon empresas ad hoc para gestionar la parte no sanitaria del hospital. Lo que han venido haciendo es vender las acciones de la empresa gestora a los fondos, que ahora son los dueños de facto de la concesión hospitalaria”, explica Vicente Losada, miembro del Grupo de Trabajo de Auditoría Ciudadana de la Deuda en Sanidad (Audita Sanidad), una de las organizaciones que componen la Plataforma contra los Fondos Buitre.

Según explica Manuel Gabarre, autor de Tocar fondo. La mano invisible detrás de la subida del alquiler (Traficantes de Sueños, 2019), el objetivo de este tipo de inversores es “obtener la máxima rentabilidad en el menor tiempo posible, que no suele ser más de cinco años”. Por ello, desde que estos hospitales se construyeron, no solo se han producido ventas de acciones desde las constructoras adjudicatarias a algunos fondos, sino que ya se han llevado a cabo operaciones entre fondos.

Este es el caso del Hospital Puerta de Hierro, en el que el fondo de inversiones holandés DIF Capital Partners se hizo con el accionariado de la empresa gestora en 2016. Tras obtener la rentabilidad deseada, en 2019 vendió la participación al fondo canadiense Brookfield Asset Management. “El problema de todo esto es que cuando termine la concesión de estos hospitales, en 2035, habrán cambiado de mano varias veces y ya no sabremos ni quién es el propietario”, denuncia Vicente Losada.

El paralelismo con las residencias

Manuel Rico es director de Investigación del diario infoLibre y autor de ¡Vergüenza! El escándalo de las residencias (Planeta, 2021). En este trabajo, analiza los fallos estructurales en las residencias de ancianos que permitieron que más de 20.000 personas mayores murieran en la primera ola de la pandemia, muchas de ellas controladas por fondos: “Uno puede entrar en las webs de estos fondos y verá que en ellas nunca se habla de ratios de personal ni de cómo están de bien cuidados los mayores, sino que presumen de las ratios financieras. Y uno habla de lo que le preocupa”, explicó Rico durante su intervención en unas jornadas organizadas por la mencionada plataforma en el Ateneo La Maliciosa, de Madrid.

En su exposición, Rico desmenuzó cómo los beneficios de los fondos de inversión son contrarios al bienestar de los residentes: “Para ganar mucho dinero, o tienes muchos clientes o recortas, y suelen hacer las dos cosas a la vez. Recortar en personal o alimentación es recortar directamente en la calidad de vida”. Un hecho que también se puede extrapolar al caso de los hospitales PFI, donde los fondos son los encargados de gestionar los servicios no sanitarios.

En la actualidad, estos inversores han extendido sus tentáculos más allá de las centros sanitarios de la Comunidad de Madrid, y ya hacen negocio en la mayor parte de las Comunidades Autónomas, según los datos de la Plataforma contra los Fondos Buitre: Castilla y León (Hospital de Burgos), Castilla-La Mancha (Hospital de Toledo), Catalunya (Hospital Moisés Broggi y Sant Joan Despí), Extremadura (Hospital de Don Benito), Galicia (Hospital Álvaro Cunqueiro y de Vigo) e Islas Baleares (Hospital de Son Espases y Can Misses Ibiza). 

*Fe de errores: En una primera versión de la información se decía que los fondos controlaban el 100% del accionariado de todos los hospitales modelo pfi de la Comunidad de Madrid, tal y como se afirmó durante la rueda de prensa. Sin embargo, en los hospitales del Henares y de Parla solo tienen el 49%, según figura en la documentación facilitada por la propia Plataforma contra los Fondos Buitre.

Fuente: Dani Domínguez en lamarea.com
Foto: Español: Entrada principal del Hospital del Tajo, Aranjuez. RODELAR / Licencia CC BY-SA 4.0

Comunidad de Madridfondos buitregestión mixtahospitalesmodelo PFIresidencias