necesitamos tu ayuda para poder traerte todos los dias la actualidad del barrio y sus alrededores...

Los directores de los centros de salud se rebelan contra nuevos recortes de Ayuso: “Ya no sabemos qué más nos van a quitar”

La Consejería de Sanidad se enfrenta a una cascada de dimisiones en los centros de Atención Primaria si la Consejería de Sanidad no vuelve a permitir que los médicos doblen turno para cubrir las bajas de sus compañeros.

Nuevos recortes en la Atención Primaria han llevado a más de una veintena de directores de centros de salud de Madrid a plantarse contra el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Estos profesionales –que a su vez son médicos y también pasan consulta– han hecho público este martes un comunicado en el que se autodefinen como “inhabilitados” y “suspendidos en funciones” después de que la Consejería de Sanidad haya suprimido de la noche a la mañana las sustituciones de las bajas de médicos en los centros de salud para ahorrarse las horas extras que pagan a los sanitarios que las realizan doblando sus turnos. La medida llevaría a algunos ambulatorios que ya están al límite de personal, denuncian, al “colapso”. Los directores de las zonas oeste y sur amenazan ahora con una cascada de dimisiones si no se produce una rectificación por parte del Ejecutivo madrileño. En las próximas horas se espera que más profesionales de otras zonas se unan a la protesta.

El motivo de la nueva batalla que ha levantado en armas a los directores de los centros de salud se produce hace unos días. Las direcciones asistenciales de áreas –dependientes de la Gerencia de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad– comunicaron verbalmente a estos profesionales el cambio de las normas para la cobertura de las ausencias de médicos y pediatras en sus ambulatorios, que en algunos casos se encuentran en estado crítico por falta de personal. De esta forma, la Consejería ordenaba suprimir las suplencias que se han producido en los últimos meses entre los sanitarios de los centros de salud y que consistían en que doblaban turno para sustituir a un compañero de baja, unos turnos de cuatro horas que se pagaban como horas extras a 200 euros y que ayudaron en este verano, por ejemplo, a cubrir las vacaciones de muchos sanitarios.

La nueva orden determina que, si no falta un 25% de sanitarios en un centro de salud, no se autorizará que un médico prolongue su jornada para cubrir la ausencia de otro compañero, denuncia la plataforma Atención Primaria Se Mueve (APsemueve) y confirmaman varios sindicatos a elDiario.es. “Ya no sabemos qué más nos van a quitar”, lamenta Eduardo Olano, médico de familia del Sermas y miembro de APsemueve.

Ante esta nueva orden, que la Consejería de Sanidad no se ha atrevido a trasladar por escrito y que desde las direcciones de los centros de salud reclaman, los directores se consideran “suspendidos en funciones”, al estimar que la medida no garantiza que puedan llevar a cabo una atención de calidad para los pacientes en sus ambulatorios. “Mientras se mantengan sin instrucciones oficiales escritas y sin posibilidad de expresarnos al respecto, nos consideramos inhabilitados y suspendidos de funciones como directores de centro”, destacan en un comunicado conjunto.

Piden además que se expliquen “los nuevos criterios para la autorización de las suplencias médicas por prolongación de jornada” que ahora no se están autorizando y reclaman una reunión urgente “para ver cómo estas nuevas instrucciones son compatibles con la calidad de la asistencia, la función de los directores de centro y la tutorización de los residentes “. Asimismo, invitan a los directores de otras zonas que no están de acuerdo con estas medidas ni con la suspensión de funciones “a reflexionar y sumarse a las actuaciones que se emprendan” y solicitar respuesta en 48 horas.

“La falta de plantilla y de profesionales es estructural. La prolongación de la jornada no es la solución última pero estaba ayudando a paliar un problema, como reconoció la propia cuando explicó que el 90% de las ausencias de este verano se han cubierto con estas prolongaciones “, lamenta Eduardo Olano. Olano denuncia que las ausencias de los médicos van a seguir produciéndose y que la solución de la Consejería de Sanidad pasa –como se ha venido haciendo los últimos años– por que los sanitarios acaben atendiendo a los pacientes en sus propios turnos, lo que acaba provocando “que se alarguen jornadas sin que las horas extras se paguen y que se tenga que atender a los pacientes en menos tiempo, lo que se traduce en estrés y menos calidad en el servicio”, lamenta este médico de familia. “

“Los doblajes de turnos son una medida que es un parche, pero es que sin ese parche esto se desmorona”, explica Sergio Casado, médico de familia en Soto del Real, que antes fue director de centro. Según detalla, hay centros que están funcionando bien con plantillas aceptables, pero otros se encuentran en un estado “amarillo” y otros muchos ya se encuentran en “rojo”, lo que significa que están “al borde del colapso”. “La zona más castigada es la sur y están sobreviviendo porque hay muchos médicos que quieren doblar, si eso lo quitan se deja de hacer y los centros colapsarán”, advierte.

Este sanitario no recuerda “tantas bajas y suplencias como ahora”. “Un centro no puede permitir que falten muchos médicos y la solución de los doblajes que ahora han cortado estaba ayudando”, añade mientras advierte de que si se siguen sobrecargando los turnos con más pacientes, los médicos “colapsarán” y las bajas “aumentarán” . Y recuerda: “Hay que tener en cuenta que la próxima semana empieza la campaña de la gripe y no sabemos cómo va a afectar este invierno la COVID. Va a haber un invierno técnicamente complicado”.

Desde la Comunidad de Madrid han reaccionado a este comunicado conjunto de más de una veintena de directores de centros de salud enmarcando el conflicto en un malentendido. El viceconsejero de Asistencia Sanitaria y Salud Pública, Antonio Zapatero, ha asegurado que las suplencias médicas por prolongación de jornada seguirán. “No veo ningún problema y espero que en el día de hoy o mañana, mediante la información correspondiente a los directores de centro, el tema se explique y volvamos a lo que estamos haciendo, que no hay ningún problema”, ha añadido.

Los sanitarios recogen con escepticismo estas palabras del viceconsejero. “Puede decir lo que quiera pero la realidad es que los doblajes no se están autorizando”, dice Olano, un dato que confirmaman a esta redacción también desde Comisiones Obreras y Amyts, el sindicato mayoritario de médicos. “La Consejería no tiene ninguna credibilidad”, añade Sergio Casado, que considera que tendrá que recular porque la medida “no se entiende”. Otros sanitarios recuerdan que tras estas decisiones muchas veces se encuentra la Consejería de Hacienda –bajo las órdenes de Javier Fernández Lasquetty, artífice de la privatización de la sanidad madrileña– y no la de Sanidad, por lo que las palabras de Zapatero “solo tendrán credibilidad cuando se traduzcan en hechos “.

Desde los sindicatos ven en la orden verbal de la Gerencia de Atención Primaria un nuevo paso por parte de la Consejería para llevar a cabo un cabo el cierre de los centros de salud a las 18:00 horas, lo que impide que haya doble turnos de cuatro horas por las tardes. Otra medida que ahonda en los recortes y repercute en la atención de los pacientes, puesto que se acortan los tiempos de consulta e invirtió las listas de espera.

La guerra entre los sanitarios de la Atención Primaria y la Comunidad de Madrid no es nueva y se ha intensificado los últimos meses. Llueve sobre mojado y las denuncias de falta de personal son una constante desde antes de la pandemia. El último plan presentado por la Consejería de Sanidad para mejorar la asistencia de la Primaria –200 millones en dos años– no ha convencido a los sindicatos, que ven la propuesta insuficiente. “Hay un déficit estructural de 1.800 sanitarios actualmente y dicen que van a contratar a 1.200, eso no cubre ni los casi 1.500 que se jubilarán en los próximos años”, denuncian los sindicatos.

Mientras el déficit estructural de sanitarios continúa, solo 17 médicos de los 224 que terminaron el pasado verano la especialidad familiar en la Comunidad de Madrid se quedará a trabajar en la sanidad madrileña porque otras regiones ofrecen mejores condiciones. La consecuencia directa es que el cierre de los servicios de urgencia de Atención Primaria (SUAP) continúa más de 500 días después.
Fuente: Fátima Caballero en eldiario.es

Ampliación @carabanchelnet

APsemueveAtención PrimariaAyusocolapsoConsejería de Sanidadrecortes