La política del Gobierno de Almeida es la de abandonar a las vecinas y vecinos recortando cada vez más servicios

Más Madrid exige al Gobierno de Almeida que pare los cierres encubiertos de los recursos de cercanía para familias y jóvenes

  • El traslado de la Casa Grande de Hortaleza a Ciudad Lineal, a cuatro kilómetros de distancia y en otro distrito es inviable para las 400 familias usuarias con sus bebés. Y no es de recibo, ha reprochado la concejala Carolina Pulido, que se mezclen servicios tan dispares como este y los Enredaderos en un mismo edificio 


     
  • Almeida abandona a las familias, abandona a los jóvenes, disfrazando de traslados encubiertos lo que en realidad son cierres, recortes permanentes, desarraigando de los distritos recursos fundamentales

     
     
  • Para Más Madrid, el cierre de este espacio es un atropello gravísimo a los derechos de los niños y niñas de esta ciudad, y a los de sus familias. Los espacios familiares constituyen un recurso imprescindible  

Un recurso de cercanía situado a cuatro kilómetros de las personas que lo utilizan. El traslado de la Casa Grande de Ciudad Lineal, que daba servicio a 400 familias, al distrito de Hortaleza no es más que un cierre encubierto del mismo. Para cualquiera es fácil entender que cuando se habla de un servicio de cercanía tiene que ser eso, próximo. No en otro distrito y no en un lugar al que es evidente que las familias y sus bebés no van a poder acudir.   

La política del Gobierno de Almeida, sin embargo, es la de abandonar a las vecinas y vecinos recortando cada vez más servicios. En este caso, ha denunciado la concejala Carolina Pulido en la Comisión de Familias, Igualdad y Bienestar, se han dedicado a hacer un “mix”, poniendo en marcha una supuesta Casa de Familias que aglutina en un solo espacio servicios tan dispares como el Enredadero -también trasladado de Fuencarral, donde estaba fuertemente arraigado- y la Casa Grande, orientada para los bebés y sus familias. 

No es de recibo que los jóvenes que tímidamente comienzan a utilizar el reducido espacio ofrecido como Enredadero tengan que atravesar la sala infantil del Casa Grande, que está orientado para los bebés y sus familias, para acudir al baño. Comparten pasillo, baños y accesos con acústicas que dejan mucho que desear, ha criticado Carolina Pulido.  

En este sentido, la concejala de Más Madrid ha apuntado que en Tetuán está previsto el traslado del CAF 6 de Fuencarral, junto con la Casa Grande, a un nuevo dispositivo municipal que, con también con el nombre de Casas Familias, va a servir de excusa para alejar de la población usuaria, arraigada en la utilización de estos espacios, dos recursos de uso fundamental para los barrios que se quedan sin ellos. 

“Desde Más Madrid reclamamos que cada distrito debe tener una Casa Grande y un Enredadero y que el gobierno municipal pare ya los cierres encubiertos como traslados, que dejan a cientos de familias y de jóvenes sin recursos en los que encontrarse, hacer comunidad y hacer barrio”.  

Casa Grande, fruto de los Presupuestos Participativos 

En el mandato anterior se abrieron cuatro Casas Grandes en la ciudad, fruto del proceso de Presupuestos Participativos impulsado por Madrid Cría: Derecho a Jugar. Se daba así un primer paso tejer una red de espacios familiares que permitiera el encuentro entre familias con menores de cuatro años, en lugares adecuados para el juego y la experimentación, con el acompañamiento de profesionales de la psicología y la pedagogía.

Las cuatro casas: Casa Grande en Carabanchel. C/ Monseñor Oscar Romero nº 4. Casa Grande en Villa de Vallecas. C/ Virgen de las Viñas nº 11. Casa Grande en Ciudad Lineal. C/ Germán Peréz Carrasco nº 65. Casa Grande en Tetuán. C/ Numancia nº 21.

Alrededor de 3.000 familias han utilizado cada año las cuatro Casas Grandes en los dos últimos años. En Memoria 2019 y Memoria 2020 del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid queda patente que son espacios con un funcionamiento fluido, bien valorados por las familias que lo disfrutan. Espacios muy demandados por la ciudadanía y con lista de espera, además.  

Al mismo tiempo, el cierre y traslado del Casa Grande de Ciudad Lineal podría suponer un incumplimiento del contrato, que es claro en la necesidad de que el local en el que se desarrolle la actividad se encuentre en el distrito de Ciudad Lineal. En la página 86 del Pliego de Condiciones Administrativas consta lo siguiente: 

25.- Instalaciones y medios para la prestación del servicio. La empresa adjudicataria tendrá que disponer, en el momento de inicio del contrato, de un local ubicado dentro de la zona a la que haya licitado, que pueda ser utilizada como sede. El local ha de estar bien comunicado con el territorio objeto del contrato y tiene que disponer de los medios administrativos, técnicos y funcionales necesarios, así como contar con la presencia del responsable del servicio. 

El servicio se prestará en locales, bien en régimen de propiedad o de alquiler por parte de las entidades adjudicatarias. El local estará ubicado en el Distrito de Tetuán y otro local en el Distrito de Ciudad Lineal. (…) Dichos locales estarán convenientemente acondicionados para la prestación del servicio a partir de la fecha de inicio del contrato. Su ubicación deberá contar con una buena red de comunicación de transporte público, y en una zona de uso frecuente por la población del distrito. Dispondrá de las autorizaciones necesarias para la prestación de la actividad. 

Para Más Madrid el cierre de este espacio es un atropello gravísimo a los derechos de los niños y niñas de esta ciudad, y a los de sus familias. Los espacios familiares existen de forma muy extendida en Baleares, Cataluña y País Vasco, y constituyen un recurso imprescindible en el que los niños y niñas cuentan con un contexto de acción autónoma en el juego y en el movimiento, y las familias con un grupo de escucha, respeto y confianza donde compartir vivencias, emociones, dudas y reflexiones con el apoyo de profesionales.

Fuente: masmadrid.org

Almeida DimisiónCasa Grandecierres encubiertospresupuestos participativosrecursos de cercanía