La exConcejala de Carabanchel, Esther Gómez, alerta de que el nuevo contrato de limpieza no garantiza el personal suficiente en las calles

  • La concejala Esther Gómez ha reclamado que el PP revise los pliegos e incluya el convenio correspondiente para evitar conflictos laborales y garantizar que a Madrid no le vuelvan a faltar barrenderos
  • Madrid no tiene por qué elegir entre tener sus calles limpias y que las empresas cumplan la obligación legal de retribuir a sus trabajadores como marca el convenio, ha constatado Gómez
  • El contrato suscita muchas dudas: aplica el convenio de 2018-2020, cuando el de 2021-2025 se firmó en noviembre; no incluye cláusulas sociales como la del mantenimiento del empleo; o qué pasará cuando las  empresas presenten sus ofertas económicas con bajas si el presupuesto ya es insuficiente
Esther Gómez, sobre nuevo pliego contrato limpieza

Tras analizar el pliego del nuevo contrato de servicios de limpieza de espacios públicos de la capital, el grupo municipal de Más Madrid no ve más que dudas ante la falta de información y claridad del equipo de Gobierno. Ni memoria económica ni datos entre los documentos publicados para conocer cómo se han hecho los cálculos del presupuesto base de licitación.  Unos pliegos que, además, no tienen en cuenta el convenio colectivo del sector de la limpieza viaria en Madrid para los años 2021-2025 firmado hace meses, sino que aplican el de 2018-2020. Por estos motivos, la concejala de Más Madrid y portavoz en la Comisión de Medio Ambiente y Movilidad, Esther Gómez, ha exigido hoy al PP que, “para evitar conflictos laborales y garantizar que a Madrid no le vuelvan a faltar barrenderos revisen los pliegos e incluyan el convenio correspondiente”

Esther Gómez ha reclamado, además, que el contrato incorpore la memoria económica que exige la ley con los costes desglosados y desagregados por género y categoría profesional. Los pliegos del nuevo contrato de limpieza viaria ponen en riesgo “lo que debería haber sido una oportunidad para solventar de una vez por todas los problemas de limpieza de la ciudad que provocan desde hace ocho años los contratos integrales” de la excaldesa Ana Botella. Sin embargo, no siembran más que incertidumbre. 

Para la concejala de Más Madrid, que ha apuntado que CCOO ha impugnado los pliegos del futuro contrato, “la ciudad no tiene por qué elegir entre tener sus calles limpias y que las empresas cumplan la obligación legal de retribuir a sus trabajadores como marca el convenio. Más en un momento presupuestario expansivo y con unas arcas públicas que les dejamos saneadas” en el anterior mandato.

Entre las cuestiones que suscitan más recelos a la formación que lidera Rita Maestre -de las que los pliegos con contienen información- figuran las siguientes: 

.- ¿Cómo se va a costear el personal mínimo fijado si en varios lotes el presupuesto destinado a personal está tan ajustado que solo daría para subrogar el personal actual con el convenio antiguo?
.- ¿Qué va a pasar cuando las empresas presenten sus ofertas económicas con bajas si el presupuesto a día de hoy ya es insuficiente?
.- ¿Recurrirán las empresas a despidos para reducir plantilla o abaratar costes por antigüedad al no haber incluido el Ayuntamiento cláusulas sociales como la de mantenimiento del empleo? Si es así se estará perdiendo una importante experiencia y profesionalidad de la actual plantilla del servicio de limpieza, ha asegurado Esther Gómez. 

Un contrato que puede traducirse en menos personal en las calles

Otro aspecto relevante es que los pliegos recogen literalmente que se aplica el convenio 2018-2020. Más Madrid no entiende cómo no se han actualizado desde la firma del nuevo convenio (2021-2025) el 10 de noviembre pasado hasta la aprobación del contrato de limpieza el 11 de marzo. La concejala Esther Gómez teme que esta falta de previsión se traduzca en menos personal en las calles.

Sin explicación alguna al respecto en los pliegos del contrato, que carece de memoria económica, Gómez ha recordado que la Ley de Contratos del Sector Público es clara: “En los contratos en que el coste de los salarios de las personas empleadas para su ejecución formen parte del precio total del contrato, el presupuesto base de licitación indicará de forma desglosada y con desagregación de género y categoría profesional los costes salariales estimados a partir del convenio laboral de referencia”.

En el contrato de limpieza, un 74% de los costes son de personal, pero el Gobierno municipal “ha sido incapaz de dar este detalle exigido por ley y necesario para que las empresas puedan hacer sus ofertas”, ha concluido la edil de Más Madrid.

Fuente: masmadrid.org

barrenderoscontratos limpiezaesther gomezlimpiezaLimpieza integral