La Comunidad de Madrid, sin enfermeras y con escasas posibilidades de contratación

La fuga de enfermeras de la Comunidad de Madrid sigue aumentando. Las precarias condicionales laborales y la falta de expectativas hace que el Sermas sea un destino no deseado.

Una enfermera/o del Sermas percibe 3,48€ por hora trabajada en horario nocturno, tiene una de las peores retribuciones a nivel nacional y los contratos están entre los más cortos de los servicios de salud.

La solución no es decir “no hay enfermeras disponibles” como afirman desde la Consejería de Sanidad, sino hacer que el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) sea atractivo e interesante para las enfermeras/os. Quien así habla es Teresa Galindo, Secretaria General del Sindicato de Enfermería (SATSE) en Madrid, que se ha dirigido a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, para reclamarle un esfuerzo que impida que la fuga de enfermeras siga aumentando, mes a mes.

En una misiva, la responsable de SATSE Madrid, explica a la presidenta de la Comunidad de Madrid que “desde que acabó la primera ola estamos viendo cómo la huida de enfermeras/os es constante. Muchas lo hacen por estar agotadas física y psicológicamente, dejando, incluso, la estabilidad laboral que les da un nombramiento interino y otras porque prefieren irse a otras CCAA que ofrecen mejores condiciones laborales, contratos con mayor duración y retribuciones más altas”.

La portavoz de SATSE Madrid recuerda que en Madrid los contratos Covid han sido renovados por 6 meses, mientras que en otros Servicios de Salud lo han hecho por un año. “Necesitamos, añade, a todas y cada una de las enfermeras que tenemos y las vamos a necesitar, por lo menos, hasta finales de 2022. Es preciso renovar sus contratos hasta entonces, ofertando nombramientos indefinidos y no eventuales como hasta ahora”.

Las retribuciones más bajas

Desde el Sindicato de Enfermería en Madrid se recuerda a la presidenta Ayuso que, en la actualidad, hay más de 1.000 contratos sin cubrir porque no hay enfermeras que quieran hacerlo en Madrid, “por lo que tenemos que conseguir que trabajar en el Sermas sea un aliciente”.
Teresa Galindo, Secretaria General del Sindicato de Enfermería (SATSE) en Madrid.

Hecho que no se logra, según SATSE Madrid, si el hecho de trabajar en el turno de noche significa cobrar 3,48€/hora o permitiendo que la retribución de las enfermeras/os del Sermas, tanto en Atención Especializada como Primaria y Summa 112, sea de las más bajas de todo el Estado.

Así, desde SATSE Madrid se recuerda a la presidenta Ayuso que el Complemento Específico en Hospitalaria, destinado a retribuir las condiciones particulares en atención a su especial dificultad técnica, dedicación, responsabilidad, peligro o penosidad, sea de los más bajos de España, de 155’82€ (215,28 en el caso de las enfermeras/os especialistas) frente a los 493,19€ que se abonan en Extremadura (comunidad con el PIB más bajo de todo el Estado) o los 815,30 €/mes que se pagan en Euskadi. Hecho que se repite en Atención Primaria y en el Summa 112 donde estos conceptos, como otros muchos, siguen muy alejados de otras Comunidades, muchas ellas con PIBs muy inferiores a los de la Comunidad de Madrid.

Algo similar ocurre con los fisioterapeutas madrileños que, como indica Teresa Galindo, fueron un ejemplo de profesionalidad durante las primeras etapas de la pandemia “no dudaron en asumir tareas distintas a las suyas y luchar, sin descanso y que ahora son esenciales e imprescindibles tanto para los pacientes aún ingresados por Covid como para los que ya afrontan una rehabilitación posterior”.

Estos profesionales de la Fisioterapia, recuerda la Secretaria General de SATSE Madrid, tienen asignado uno de los peores complementos específicos de todo el Estado. “En su mano está mejorar y equiparar dicho complemento al que perciben, por ejemplo, sus compañeros de Extremadura o Euskadi”.

Por último, la responsable del Sindicato de Enfermería en la Comunidad de Madrid apela a la responsabilidad de la presidenta regional, recordándola que es imprescindible para el avance de la sanidad pública “la mejora de los contratos de enfermeras/os, enfermeras especialistas y fisioterapeutas, ofreciendo más estabilidad, haciendo procesos selectivos cada dos años y resolviéndolos en 6 meses, no como la OPE que se realizó en 2019 y que sigue sin finalizarse más de dos años después de hacerse el examen. Hay que elaborar medidas reales de conciliación laboral, volver a las 35 horas semanales y mejorar las ratios enfermera/paciente”, entre otras medidas, que sirvan para optimizar el sistema sanitario público madrileño con el objetivo de que éste sea el mejor y que las enfermeras/os quieran trabajar en él, finaliza Teresa Galindo.

Fuente: satse.es

Atención PrimariaComunidad de MadridConsejería de Sanidadenfermerasprecariedad laboralsermas