La Cañada Real se prepara para su segundo invierno sin luz

Algunos vecinos del Sector V han conseguido instalar placas solares mientras se turnan el uso de la red eléctrica. El Sector VI sigue apagado totalmente. Desde CAES denuncian un “proceso de desalojo forzoso a cámara lenta” y Naturgy afirma que no han bajado la potencia de las torres.

El año pasado, Mohamed tenía que hacer sus deberes de sexto de Primaria con un frontal en la cabeza. Como un minero, era la única forma que tenía de alumbrar lo que tenía delante. Este joven es hijo de Rahma Hitach, vecina del Sector V de la Cañada Real que continúa sufriendo el corte de luz en el asentamiento irregular más grande de Europa desde octubre de 2020. La problemática afecta a 4.000 personas, de las cuales 1.800 son niños, niñas y adolescentes. Un juzgado de la capital dirime si se están vulnerando los Derechos Humanos, tal y como han expresado diferentes entidades internacionales. A las puertas del segundo invierno sin electricidad, el vecindario del Sector de Hitach se organiza para tener luz días alternos, mientras que en el Sector VI continúa apagado. Hay quien considera que el motivo de la problemática se debe a la planificación de expansión urbanística de la periferia de diferentes municipios, mientras que Naturgy afirma que no se ha bajado la potencia de las torres eléctricas.

Hind Aoulad es otra vecina del Sector V. En su casa vive con sus cinco hijos, el menor de cinco años y el mayor de 13, y su marido. “Cuando salen de la escuela lo primero que hacen es preguntar si ha vuelto la luz. Así todos los días. Ahora, como tienen vacaciones en el colegio, tienen que estar todo el día aquí, y es peor”, relata esta afectada de 34 años. Ella misma ha sido testigo de las congelaciones y enfermedades que ya sucedieron hace un año como consecuencia de las bajas temperaturas invernales. Y parece que la cosa no va a cambiar: “Yo creo que va a ir a peor, porque el año pasado con Filomena estábamos bajo cero y hundidos con el frío y la nieve y nadie hizo nada por nosotros, así que no creo que lo hagan ahora”, en sus propias palabras.

El frío, dice, ayuda a que no se estropeen los alimentos. “Ahora puedo dejar fuera o en una ventana la leche y los yogures, pero en verano tenemos que tirar muchísima comida porque no tenemos forma de conservarla sin frigorífico”, relata Aoulad. Una de las soluciones que han encontrado varios vecinos son las placas solares, aunque a esta madre de cinco críos no le alcanza. El único que trabaja de la familia es el padre como conductor de Uber y saben que “si hay lluvia no cargan las placas”.

“Incluso con pandemia han ido todos los niños todos los días al colegio, gracias a las madres de Cañada Real que les llevaban y que han estado lavando su ropa a mano con el frío”, explica Hitach

Hitach, por su parte, fue la primera en disponer de los dispositivos fotovoltaicos. Afirma que tienen luz en días alternos: “Como la potencia es muy baja, nos hemos organizado para que cada día tengamos corriente eléctrica unos vecinos en concreto”, narra esta afectada a cargo de tres niños. Son ellos las principales víctimas del corte de suministro, pues tal y como agrega Hitach, de 42 años, “no se pueden conectar con normalidad porque muchos deberes son por internet, y han bajado bastante en las notas”.

Del mismo modo, saben que el colegio es un buen refugio para la chavalada. Allí están con calefacción unas horas al día. “Incluso con pandemia han ido todos los niños todos los días al colegio, gracias a las madres de Cañada Real que les llevaban y que han estado lavando su ropa a mano con el frío”, prosigue la vecina. Ella, como todas las familias, afectadas, quieren poder pagar la luz, que la distribuidora de Naturgy les coloque un contador en sus viviendas alegales.

Derechos vulnerados: salud, educación y vivienda

Mientras tanto, desde el despacho de abogados Centro de Asesoría y Estudios Sociales (CAES), litigan contra la empresa y la Comunidad de Madrid en los tribunales apoyados en la calle por una amplia Plataforma cívica de apoyo a la luz en Cañada Real en la que participan unas 60 organizaciones de toda índole. Javier Rubio es uno de los abogados de CAES y así denomina la realidad de Cañada Real: “Ahí, en la región que se dice más rica de España, se está produciendo una vulneración de Derechos Humanos continuada”. Por ello, en diciembre del pasado año interpusieron una denuncia junto a la Asociación Tabadol por coacciones para abandonar su vivienda contra el Gobierno liderado por Isabel Díaz Ayuso, quien criminalizó a la comunidad de la Cañada Real, y contra Naturgy.

“El Sector VI es vecino del nuevo desarrollo urbanístico llamado Valdecarros, donde proyectan 51.000 viviendas en la próxima década. Algo similar pasa con el Sector V, vecino de Los Berrocales”, explica Javier Rubio

Archivada en primera instancia, la Audiencia Provincial estimó el recurso de CAES, por lo que ordenó el nombramiento de un perito independiente para que elaborara un informe sobre las circunstancias del corte de luz, algo que ocurrió en octubre de 2021, un año después de los inicios del corte de luz.

La Plataforma cívica de apoyo, además, ha realizado un minucioso informe sobre cómo ha afectado en la salud y la educación de los más jóvenes esta pérdida de suministro eléctrico. “Hemos consultado a unas 150 familias, siendo conscientes de que la participación vecinal en la Cañada Real se encuentra sometida a muchísimas dificultades y obstáculos por razón de clase, cultura, idioma y género”, desgrana el letrado. Rubio considera que “cada día que pasan sin luz, día que pierden salud todos y cada uno de los vecinos afectados”; y, para fraseándole, no se está faltando solo al derecho a una vivienda y suministros, sino directamente a la salud, algo que se extiende al derecho a la educación de los niños y niñas que sufren cierto desequilibrio, tal y como informa el profesorado de colegios e institutos a los que acuden.

El motivo: expansiones urbanísticas

Rubio señala el posible motivo de esta problemática: “Tenemos conocimiento de que antes de que se fuera la luz en el Sector VI, se introdujeron unos limitadores de potencia en las instalaciones por parte de Naturgy”. Y va más allá intentado encontrar una respuesta al por qué: “El Sector VI es vecino del nuevo desarrollo urbanístico llamado Valdecarros, donde proyectan 51.000 viviendas en la próxima década. Algo similar pasa con el Sector V, vecino de Los Berrocales. Son dos desarrollos del sureste de la Comunidad paralizados desde la crisis inmobiliaria y qué casualidad que cuando se reactivan se vaya la luz de estos sitios sin que haya manera humana de restablecerla”, se explaya el abogado.

El Gobierno central, por su parte, ha destinado cinco millones de euros a través de un Real Decreto a Rivas Vaciamadrid y la capital, los dos municipios en los que se encuentran los dos sectores sin luz de la Cañada Real. “Si te lees el preámbulo, la exposición de motivos, reconocen que hay una vulneración permanente sobre la salud y la educación y que el corte de luz es una situación insoportable. Pues en lugar de concluir que hay que restablecer el suministro, dan ese dinero para realojos a dos Ayuntamientos, cuando los realojos son procesos largos, lentos y que hay que hacer con muchas garantías”, se queja el abogado. Además, esa cantidad tan solo llegaría al realojo del 15% de los afectados, calcula Rubio, a quien no le pasa desapercibido que ese Real Decreto también incluye dinero para realojos del Sector IV, no afectado por el corte de luz.

Naturgy se reafirma en las sobrecargas

Fuentes internas de Naturgy afirman que no instalaron los limitadores de potencia en las torres, sino unos dispositivos que facilitan que el suministro retorne telemáticamente. “En el Sector VI no hay ningún cliente legal. La caída de la red se debe a las sobrecargas que existen. El consumo es tan elevado que la red se cae una y otra vez, aunque intentemos devolver el suministro, la sobrecarga lo impide”, apuntan estas mismas fuentes.

Aunque aseguran que nunca se pronuncian sobre el motivo de esas sobrecargas, sí les consta que el consumo medio de una vivienda en el Sector VI multiplica hasta por cinco veces el consumo de cualquier otra vivienda de España. Sobre el aspecto de los contratos, desde la empresa concretizan que “para contratar la luz con la distribuidora es necesario tener una serie de papeles como la cédula de habitabilidad, así que nosotros actuamos conforme a la ley, no es que no queramos ponerles un contador, y somos sensibles a la situación”.

La Cañada Real se prepara para su segundo invierno sin luz. Diciembre de 2021 BRUNO THEVENIN

Realojos, solo una parte de la solución

Una parte del Sector V de la Cañada Real pertenece a Rivas Vaciamadrid. Pedro del Cura es su alcalde: “Es algo que hay que denunciar. Algunas viviendas identificadas tienen un consumo completamente abusivo, y si se cortara la luz a esa gente, todos los demás tendrían”. Eso es lo que hizo él hace un año en el Sector que ahora tiene luz para la mitad de los vecinos. “Igual que formalmente no se les puede hacer un contrato, a las infraviviendas sí se les puede cortar la luz por robo de suministro a quienes aparentemente lo consumen de una manera no legítima”.

Posicionándose cerca de la versión que defiende Naturgy, el edil comenta que “las viviendas tienen suministro pero no se puede legalizar, aunque el Pacto de la Cañada sí permite los enganches a la torre”. Igual que avala eso, también permite “cortar los enganches que se sospechan, por el volumen de consumo de electricidad, que no se están utilizando teniendo como fin el mantenimiento de una familia”, en términos de Del Cura.

Además, desde Rivas Vaciamadrid también han empezado con una serie de realojos, lo que no se ve con malos ojos por los afectados aunque con ciertas discrepancias. Hitach defiende que deben realojar a los vecinos que quieran ser realojados, a “los que viven casi en chabolas”, pero otra mucha gente “tiene aquí sus casas y sus hijos, con personas que llevan más de 50 años viviendo en la Cañada Real”. Rubio agrega que los realojos pueden ser parte de la solución “pero en ningún caso se puede utilizar para tapar el problema de la luz, porque entonces estamos antes un proceso de realojo y desalojo forzoso”, concluye el letrado.

Fuente: Guillermo Martínez en elsaltodiario.com
Fotos: BRUNO THEVENIN

Protesta de vecinos de La Cañada Real ante la Consejería de Vivienda, el 30 de noviembre de 2020

Fuente: tercerainformacion.es

457 días sin luz en la Cañada Real

Cerca de 4.000 vecinos y vecinas de la Cañada Real que llevan más de un año sin luz, 1.813 de ellos niños y niñas, se han enfrentado este año no solo a la falta de electricidad, sino también al segundo año de pandemia y a una nevada histórica como fue Filomena, el pasado mes de enero

Los vecinos la Cañada Real Galiana se han despedido de 2021 a oscuras, al igual que hicieron en 2020, pues se cumplen 457 días desde que el sector V y VI se quedaron sin suministro eléctrico; y, de cara a 2022, aseguran que no se van a rendir.

«‘Seguimos a oscuras’, ‘seguimos luchando’, ‘contratos’, ‘luz para la Cañada’. Con estos mensajes empezamos 2021 y con los mismos mensajes nos despedimos de este año tan duro y difícil. Es una manera de decirle al 2022 que no nos rendimos», ha subrayado la presidenta de la Asociación Cultural de Mujeres Tabadol del sector VI de la Cañada Real, Houda Akrikez, en declaraciones a Europa Press.

Según recuerda Akrikez, los cerca de 4.000 vecinos y vecinas de la Cañada Real que llevan más de un año sin luz, 1.813 de ellos niños y niñas, se han enfrentado este año no solo a la falta de electricidad, sino también al segundo año de pandemia y a una nevada histórica como fue Filomena, el pasado mes de enero.

«Quiero decir a los vecinos y vecinas de Madrid ‘gracias’ por vuestro apoyo en esta época que hemos vivido. Las familias de Cañada Real hemos atravesado la pandemia por la Covid-19 a oscuras, y hemos saltado la mayor nevada, la más histórica, como unas grandes campeonas que somos», ha subrayado la presidenta de la Asociación Tabadol.

A pesar de estas «mil y una barreras» y «obstáculos», Akrikez destaca la «valentía» de las mujeres árabes y gitanas que viven en la Cañada Real y que han salido a diario a la calle «a decirle a la sociedad madrileña» que les están «apagando».

La última acción reivindicativa ha sido la inauguración, junto a Boamestura, de unas luces de Navidad, alimentadas con energía solar, en el sector VI de la Cañada Real, con los mensajes: ‘Seguimos a oscuras’, ‘Seguimos luchando’, ‘Luz para Cañada’ y ‘Queremos contratos’. Si bien, no ha sido la única acción que realizaron en 2021.

A lo largo del pasado año, los vecinos de la Cañada Real no han parado de denunciar su situación ante la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid y de Rivas y ante el Gobierno de España, a través del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil; y se han manifestado al grito de ‘Luz para la Cañada’ ante las distintas administraciones y empresas implicadas como la Asamblea de Madrid o la sede de Naturgy, compañía que suministra el servicio en la zona.

En esta línea, el pasado mes de octubre constituyeron la Plataforma Cívica de Apoyo a la Luz en Cañada Real, integrada por más de 50 organizaciones de la sociedad civil junto con las asociaciones vecinales de Cañada Real, desde la que han exigido a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, una solución «urgente».

Llamadas de atención de Naciones Unidas

Además, en 2021, España ha recibido varias llamadas de atención por parte de la ONU por la situación en la Cañada Real Galiana. Así, nada más comenzar el año, el Comité de Derechos del Niño de la ONU exigió a las autoridades españolas una solución para L.H, una niña de 3 años, vecina de la Cañada Real que requería de oxigenoterapia y nutrición parenteral cuya salud estaba afectada por la falta de suministro eléctrico.

Asimismo, a principios de febrero, el Relator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, Olivier De Schutter, advirtió de que lo que está ocurriendo en la Cañada Real es «una catástrofe humanitaria y una derrota de los derechos sociales» y afeó al Gobierno español que no se hacía «responsable» del problema, añadiendo que «lo verdaderamente irresponsable es dejar a niños sin electricidad durante el invierno».

Desde la Asociación de Mujeres Tabadol, en representación de los vecinos del Sector 6 de la Cañada Real, elevaron este año una petición al Parlamento Europeo denunciando la vulneración de derechos humanos que sufren por los cortes de luz. El grupo municipal de Más Madrid también denunció la situación ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo.

Por su parte, el exdefensor del Pueblo en funciones se despidió de su cargo el pasado mes de noviembre con una resolución de 10 páginas manifestando su «grave preocupación» por la situación en Cañada Real Galiana y reclamando una solución de emergencia ante la inminencia del invierno.

Igualmente, su sucesor, Ángel Gabilondo, se ha reunido ya con el Comisionado del Gobierno de la Comunidad de Madrid para la Cañada Real Galiana, Markel Gorbea, para instarle a que se concreten, cuanto antes, las medidas para resolver la falta de suministro eléctrico en la Cañada Real donde, a su juicio, se vive una situación con «dimensiones de emergencia humanitaria».

Hoja de ruta: realojo de 160 familias

Desde el Comité Ejecutivo del Pacto por la Cañada Real Galiana –órgano que conforman la Delegación del Gobierno, los tres ayuntamientos por los que discurre este camino donde se ubica el asentamiento (Madrid, Coslada y Rivas Vaciamadrid) y el Ejecutivo autonómico– se fijó a mediados de noviembre una hoja de ruta con 21 actuaciones que incluye el realojo de 160 familias del Sector VI, una medida en la que se invertirán 34 millones de euros financiados al 50% por las dos administraciones.

El pacto entre las administraciones contempla que el Sector VI vaya desapareciendo progresivamente, motivo por el que se está procediendo al realojo de las personas que viven allí. En este sentido, prevén que durante los dos próximos años se habrá reubicado a «más de 300 familias, lo que supone el 30% del total».

Además, por parte del Gobierno se han dado algunos pasos este año como el impulso desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, de un plan para dar una solución «integral y permanente» para la Cañada Real de Madrid, al que comprometerá la aportación de los recursos económicos necesarios, en colaboración con el resto de administraciones públicas implicadas.

Asimismo, el Gobierno aprobó a finales de noviembre, a propuesta del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, un Real Decreto por el que se regula la concesión directa de subvenciones por valor de 5 millones de euros para los Ayuntamientos de Madrid y de Rivas Vaciamadrid, para destinar al plan de realojo de las familias en situación de vulnerabilidad extrema de la Cañada Real Galiana.

«Es un asunto en el que hemos recibido como país una alerta por parte del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, como un grave problema de exclusión social y vulneración de derechos básicos. Aquí cada administración debe cumplir con su responsabilidad y, con este gesto, el Gobierno de España se compromete a que este asunto se atienda», explicó la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en rueda de prensa.

También desde el Gobierno, el Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil del Gobierno de España, Ernesto Gasco, en una entrevista con Europa Press, el pasado 12 de diciembre, urgió a la Comunidad de Madrid a actuar ante el frío en la Cañada Real Galiana hasta que se produzcan las reubicaciones, con acciones como el refuerzo de espacios con calefacción y agua caliente, aunque insistió en que la solución definitiva «pasa por los realojos».

Pero, mientras tanto, en la Cañada Real Galiana han terminado el año y han comenzado el 2022, sin luz y con frío, y con un habitante más, Gabriel, que nació en Nochebuena. Con este pequeño, ya son 1.813 los niños y niñas sin luz en la Cañada Real a la espera un año más de una solución, aunque las mujeres de Cañada Real no se desmoralizan y aseguran que seguirán luchando porque, mientras no llegue la electricidad a sus casas, ellas son «la luz de Cañada».


Fuente: tercerainformacion.es

#CañadaReal#LuzYaNaturgyrealojosRivas Vaciamadrid