Encierro y ocupación de colectivos en defensa de la Sanidad Pública en la Gerencia de Atención Primaria del Servicio de Salud de Madrid

Miembros del sindicatos MATS, junto con activistas de Sanitarios Necesarios y Juntas por la Pública, se plantan ante las dependencias de la Consejería de Sanidad para protestar por el posible cierre de 41 centros de salud en verano

Activistas del sindicato MATS, junto con miembros de Sanitarios Necesarios y Juntas por la Pública, han irrumpido hoy en las oficinas de la Gerencia de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), pertenecientes a la Consejería de Sanidad, ante lo que consideran “una situación insostenible” en el seno de sus centros de salud. Bajo el grito “que baje el que recorta”, una treintena de sanitarios han desplegado una tienda de campaña en el hall de la institución, amenazando con permanecer allí ante las amenazas que se ciernen sobre los ambulatorios este verano. 

Después de que transcendiera un plan de contingencia que incluye el hipotético cierre de 41 centros de salud, que dejaría desabastecidas a 1,3 millones de personas, las protestas a las puertas de los centros de salud y en una gran manifestación el pasado domingo han escalado hasta esta ocupación.

“La situación en la que está la atención primaria es muy difícil, está en un momento crítico después de muchos años de estrangulamiento”, expresa Jorge Aranda, portavoz del MATS. “El plan que se ha filtrado plantea el cierre de 41 centros solo en el área centro. Esto es inadmisible. Lo que necesitamos son más recursos humanos”, expresa Aranda.

Los activistas han conseguido reunirse con la vicegerente de Atención Primaria y la han entregado un compromiso para no cerrar ningún centro de salud

La policía ha tardado en acudir unos cuarenta minutos y ha intentado obligar a los activistas a abandonar las dependencias. “Nos mantendremos dentro lo que haga falta pero ya están amenazando con multas de hasta 60.000 euros. Lo que pedimos es pasarles un papel donde se comprometan a no cerrar los centros de salud, con eso nos iríamos”, explica Ana Encinas, médica de Atención Primaria.

Finalmente los activistas han conseguido que la vicegerente de Atención Primaria les reciba y dos personas han mantenido un encuentro con esta dirigente para entregarle el documento con el que piden el compromiso de que no se cierre ningún centro de salud. La vicegerente se ha comprometido a tramitar el documento, lo que los activistas han considerado una victoria.

“Estoy aquí porque la situación es dramática. El 20% de los ciudadanos no tienen médico asignado por diferentes razones: porque se han jubilado, por excedencia, porque están enfermos… Va a llegar el verano y la situación va a ser insostenibles. Si ahora para atender tenemos siete minutos por paciente, no sabremos el tiempo que tendremos ni lo que podremos hacer”, explica Encinas, quien insiste en que el problema no es que no haya profesionales. “Este año 224 médicos de familia han acabado la especialidad y estarían disponibles, pero los contratos eran tan indignos que solo se han quedado 17”. Indignos por la duración, el salario y el número de pacientes por atender “que no son comparables con otras comunidades. Estamos viendo entre 50 y 70 pacientes al día”, concluye.

“Nos da miedo que pase lo del año pasado que algunos centros aparentemente estaban abiertos, había luz, pero no había médicos dentro, como el centro de salud de Abrantes”

Y la desescalada de la Atención Primaria comenzó el pasado 16 de junio con el cierre del centro de salud Villaamil justificándolo por supuestos desperfectos generados por “okupas”. “Alegan cuestiones técnicas pero nos da miedo que detrás de ello haya una política de desmantelamiento. Nos da miedo que pase lo del año pasado que algunos centros aparentemente estaban abiertos, había luz, pero no había médicos dentro, como el centro de salud de Abrantes”, expresa Jorge Aranda. “Así, no solo vamos a vigilar que no se cierren, sino que haya médicos dentro”, concluye el portavoz del MATS.

Desde el mes de junio, y pese a que el Consejero de Sanidad negó la posibilidad del cierre de centros, asociaciones vecinales, sanitarias y sindicales se han unido para hacer frente a este plan con sucesivas concentraciones a las puertas de los centros de salud.

“Las citas para ser atenidas en nuestros centros de salud, son en algunos barrios, de tres semanas a un mes, y no siempre de manera presencial”, se quejan desde el MATS en un comunicado, firmado ya por más de 200 colectivos. “La situación de abandono y desinversión en Atención Primaria, la precariedad laboral del personal, ha hecho que de 224 médicas/os de familia que han acabado este año, solo se queden 17 y, de los 76 pediatras, solamente 5.”, añaden.

“La situación de abandono y desinversión en Atención Primaria, la precariedad laboral del personal, ha hecho que de 224 médicas/os de familia que han acabado este año, solo se queden 17 y, de los 76 pediatras, solamente 5.”

Con acciones como la de este encierro desde esta organización piden la apertura inmediata de todos los centros de salud, consultorios y Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) “sin recortes de horarios ni de plantillas” y las contrataciones no precarias de “600 medicas de familia, 159 pediatras, 2.000 enfermeras y resto de categorías profesionales”.
Fuente: Sara Plaza Casares en elsaltodiario.com
Foto Portada: David F. Sabadell

Ampliación @carabanchelnet

Atención Primariaencierrogerenciaocupacionsanidad en Madridsanidad públicasermas