El Rastro muestra mejoras “insuficientes” según las asociaciones de comerciantes

La segunda jornada del popular mercado ha dejado mejoras  que el propio tejido comercial demandaba. Sin embargo, esta semana desde las asociaciones que reúnen a los puestos de venta han presentado una carta a la Concejalía del Distrito Centro pidiendo que se respete la totalidad de los acuerdos alcanzados para su reapertura.

Cumplido el segundo turno de apertura de los puestos de El Rastro, las asociaciones de comerciantes  exigen al Ayuntamiento de Madrid que respete la totalidad de los acuerdos alcanzados para su reapertura. Si bien ha habido avances respecto a la jornada inaugural del domingo 22 de noviembre, desde el tejido comercial se insiste en mejorar la señalización de entrada, salida e itinerarios, que los cierres parciales por aforo se hagan “con coherencia” y, sobre todo, que se respete el doble sentido en el eje de Ribera de Curtidores.

Si uno tuviera que explicar lo vivido en el Rastro este domingo 29 diría que ha sido una jornada de tranquilidad, aunque las fotografías puedan mostrar una masificación del espacio. Lo cierto es que salvo excepciones no se han visto grandes aglomeraciones, se circulaba con mascarilla y en las colas de acceso se avanzaba respetando el distanciamiento social. Incluso parece haber una conciencia generalizada de priorizar los espacios abiertos sobre la usual quedada dentro de los bares.

“Ha habido mejoras, sí, pero hay otras muchas que faltan por hacer y que son necesarias”, explica Maika Torralbo

Una impresión que tiene matices cuando se pregunta a las personas implicadas. “Ha habido mejoras, sí, pero hay otras muchas que faltan por hacer y que son necesarias”, explica Maika Torralbo, portavoz de las asociaciones de comerciantes.

“Han respetado más los accesos de entrada y salida. El domingo 22 invirtieron las entradas y salidas de montones de calles y algunas de las salidas directamente las dejaron cerradas. Por ejemplo, la calle de las Maldonadas es de acceso y Ruda es de salida, el día 22 la tenían invertida y esta vez las han respetado. La Calle Cayetano que era de salida, la semana pasada estaba clausurada y en esta la han abierto como pedimos. La Calle Mira El Sol que es de conexión de Ribera de Curtidores con la Plaza del Campillo la tenían cerrada, esta vez la han tenido abierta de entrada y salida”, describe.

Los cuestionamientos se acrecientan al hablar de la señalización. A diferencia del primer día que no hubo, esta vez se pegaron a las vallas folios en A4, escritos en tinta negra, marcando las entradas y salidas.

“El viernes 27 por la tarde el concejal —presidente de Distrito Centro, José Fernández— nos envió una nota diciéndonos que iban a poner una señalización con banderolas, pero lo que han hecho es pegar unos folios sin poner del otro lado que está prohibido. Los propios policías municipales admitían que no valían de mucho porque la gente no los veía hasta que los tenía encima y eran los propios agentes quienes tenían que estar dando la información”, explica Torralbo.

También protesta por “la ausencia” de itinerarios o recorridos. “No hay ninguno señalizado. Por ejemplo, tú vas por Plaza de Cascorro, calle Amazonas —donde han quitado todos los puestos— que conecta con Vara del Rey y no hay ninguna flecha indicativa de que allí hay puestos. Y esa calle tendría que estar de entrada y salida y la han dejado solo de entrada”, cuestiona.

“Reivindicamos que se cumpla el acuerdo, que todo el eje que atraviesa la Plaza de Cascorro y Ribera de Curtidores hasta abajo sea de doble dirección”, dice Torralbo

Otro de los puntos polémicos es que el Ayuntamiento no está respetando el doble sentido acordado para la calle Ribera de Curtidores. En tal sentido Torralbo confiesa que según palabras del comisario principal “de momento” la situación iba a continuar así. “Nosotras reivindicamos que se cumpla el acuerdo, que desde Ronda de Toledo y hasta la calle San Millán, es decir todo el eje que atraviesa la Plaza de Cascorro y Ribera de Curtidores hasta abajo sea de doble dirección”, asegura.

Durante la jornada del domingo se aplicaron cierres parciales por motivos de aforo, un hecho que, según denuncian, hubo momentos en que estaba justificado y en otros no. “Los cierres que se hacen deben tener coherencia, porque hemos visto que muchísimas veces están cerrando y está vacío. No se corresponden las ordenes con la realidad”, afirma.

Este martes las entidades de comerciantes vinculadas a El Rastro han presentado un nuevo escrito de exigencias a la Concejalía del Distrito Centro donde se expondrán todas estas mejoras aún pendientes. También la reubicación de 15 puestos que han sido situados en una zona conocida como “la pista”, en la Plaza del Campillo. “Les dijeron que a partir de las 9 los reubicarían en huecos libres, pero no lo hicieron y ese lugar no es apto para la instalación de ningún puesto. A estos vendedores deben asignarle un espacio definitivo dentro del mercado”, reclaman.

El Rastro, principal mercado de la capital, ha vuelto a abrir tras permanecer más de ocho meses cerrado y una dura batalla entre el Ayuntamiento de Madrid y las asociaciones comerciantes. El domingo próximo volverán a instalarse los puestos que trabajaron el 22 de noviembre y las entidades esperan que esta vez las autoridades escuchen todas sus peticiones, muchas de ellas generadas tras hablar con el personal policial que ha estado trabajando en los controles y con quienes han analizado las ventajas y contras de cada medida pedida.

Fuente: Pablo ‘Pampa’ Sainz en elsaltodiario.com

Calle Cayetanocalle de las MaldonadasCalle Mira El Solel rastroPlaza de CascorroPlaza del Campillo