Ecologistas en contra del espectáculo “Naturaleza encendida” del Real Jardín Botánico

  • Ecologistas en Acción califica como inapropiado el espectáculo navideño que tiene lugar en una institución pública dedicada a la ciencia, la conservación y educación ambiental.

  • Uno de los pocos refugios de biodiversidad del centro de Madrid se ve amenazado por la masificación, la contaminación sonora y lumínica del evento, con impactos importantes sobre flora y fauna.

  • El derroche energético que supone un espectáculo de luces como este es, además de innecesario, ética y ecológicamente inaceptable en el actual contexto de emergencia climática.

  • Consideran problemático que entidades de reconocido prestigio social y científico, como el Real Jardín Botánico y el CSIC, asocien su nombre al de algunas de las multinacionales más contaminantes del mundo como Hyundai,  la empresa patrocinadora de “Naturaleza encendida”.

El pasado 17 de noviembre se inauguró en el Jardín Botánico de Madrid una nueva edición del espectáculo de luces “Naturaleza encendida”. Un año más, la oscuridad y el silencio de este lugar emblemático, que es además uno de los pocos refugios de la biodiversidad madrileña, se verán perturbados por esta actividad.

A juicio de Ecologistas En Acción, se trata de un espectáculo más propio de un parque de atracciones, que de un lugar dedicado, teóricamente, a la conservación y educación ambiental. La organización ecologista no sólo apunta que este tipo de actos banalizan peligrosamente el sentido y función del Jardín Botánico. Añaden que se trata de un proyecto únicamente destinado a obtener beneficios económicos pero que, en ningún momento, se ha valorado el impacto sobre la flora y fauna.

Mercantilización

El Jardín Botánico es un recinto histórico que, desde 1939, pertenece al CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Desde esa fecha se ha visto envuelto en una tendencia creciente de mercantilización, donde se han organizado diversos eventos masivos, de entre los que destaca la nueva edición del espectáculo de luces navideñas.

En esta ocasión la temática de la “Naturaleza encendida” son los hongos, algo que, en principio, guardaría relación con las actividades de un Jardín Botánico. Sin embargo, Ecologistas en Acción manifiesta que, pese a la temática, el evento choca frontalmente con la misión del Jardín de ser un centro científico y de divulgación. Buena prueba de ello es la publicidad para la venta de entradas:

“Una aventura excepcional al aire libre que comienza cuando el sol se pone. Una experiencia llena de luz que te invita a descubrir un espacio de ensueño donde sentirte bajo el encanto de la naturaleza. Un fantástico paseo nocturno en compañía de tus niños, amigos o pareja. Diviértete, aprende, posa para tus mejores fotos y ¡compártelas!”.

Ecologistas en Acción reprocha que la intención principal que se esconde detrás de la “Naturaleza encendida” no es científica ni  educativa, sino meramente de recaudación económica.

Contaminación lumínica

El Jardín Botánico está dotado de grandes masas arbóreas y arbustivas que, gracias a su diversidad, atraen a un gran número de aves urbanas que lo utilizan como refugio y dormidero. Destacan especies como la paloma zurita (Columba oenas), el picogordo (Coccothraustes coccothraustes) y el zorzal común (Turdus philomelos), como típicos residentes invernales 1.  Además, decenas de especies de mariposas como la Vanessa atalanta, la Argynnis pandora o la Issoria lathonia 2 encuentran el Jardín como un lugar idóneo en el que refugiarse en estado de larvario.

Este sosegado refugio de biodiversidad, profundamente valioso para la calidad ambiental de la ciudad madrileña, se ve alterado e invadido por los efectos del espectáculo navideño. Ello se debe a que las molestias y daños significativos a la fauna y flora son inevitables cuando se trata de una instalación de cientos de metros de cableado, un elevado número de luces en los árboles, y una masificación del recinto entre las 18:00 y 24:00 durante dos meses.

Ecologistas en Acción recalca la importancia de la investigación de Alicia Pelegrina López, doctora en Ciencias Ambientales por la Universidad de Granada. En su último libro analiza las causas y consecuencias de este tipo de contaminación que, aun pasando tan desapercibida, afecta a nuestros ecosistemas y a nuestra propia salud: la contaminación lumínica. Y es que hay que tener en cuenta que el 30 % de nuestros vertebrados y el 60 % de los invertebrados son nocturnos 3. Añaden que existen numerosos estudios en los que se demuestra que la contaminación acústica y lumínica afecta al sueño, la regulación hormonal y la capacidad de orientación de las aves. Además, desde 2019 numerosos trabajos científicos señalan que la luz artificial también afecta negativamente a los insectos, siendo uno de los factores clave en el descenso de su población 4. La vida vegetal tampoco es indiferente a la contaminación lumínica. Recientes estudios demuestran que la exposición continuada a luz artificial provoca en las plantas alteraciones en sus redes tróficas, floración y  crecimiento.

 Derroche energético

A pesar de que la empresa promotora del evento lo anuncie como  “Evento Sostenible Alineado con los ODS  (Objetivos de Desarrollo Sostenible)”, Ecologistas en Acción señala que se trata de un espectáculo de luces innecesario y ecológicamente inaceptable. El gasto energético que supone encender miles de luces de colores durante largos periodos de tiempo no puede ser calificado como sostenible, especialmente en un contexto de emergencia climática y donde los alumbrados navideños empiezan a ser cuestionados cada vez más socialmente.

Lavado verde o Greenwashing

El patrocinador del evento “Naturaleza Encendida” es la multinacional Hyundai, el cuarto fabricante de automóviles a nivel mundial.

La organización ecologista recuerda que la industria automovilística es responsable de emitir cada año aproximadamente el 10 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI). En concreto, Hyundai-Kia emite más de 400 millones de toneladas de CO2 cada año. A esto hay que añadir que, de acuerdo con un informe reciente, las emisiones de sus vehículos podrían ser hasta un 115 % superiores a las que declara la compañía.

Por ello, Ecologistas en Acción condena que una multinacional de la talla de Hyundai, cuyo negocio se basa en el uso masivo de combustibles fósiles y la emisión de grandes cantidades de GEI, busque asociar su imagen a entidades con prestigio social, especialmente relacionadas con la conservación de la naturaleza, como es el caso del Real Jardín Botánico. La asociación ecologista declara sin ambages que se trata de una maniobra de lavado de cara verde, conocido popularmente con la expresión inglesa “greenwashing”.

La asociación ecologista no detiene sus críticas de lavado verde con la multinacional automovilística Hyundai, sino que también hace responsable al Jardín Botánico-CSIC por contribuir a dicho lavado. No es la primera vez que en las instalaciones del Jardín se llevan a cabo exposiciones interactivas patrocinadas por grandes multinacionales. Destaca especialmente la iniciativa  “Feeling the Energy”, patrocinada por una filial de Eni (multinacional y una de las siete mayores petroleras del mundo responsable de numerosos vertidos y afecciones a poblaciones locales en el Delta del Níger).

La misma consideración merecen los eventos Articus y El Manantial de los Sueños. El primero, tendrá lugar esta Navidad en La Casa de Campo y el segundo en el Real Jardín Botánico Alfonso XIII de Ciudad Universitaria. Entre los patrocinadores y colaboradores de ambos eventos destacan multinacionales como Coca-Cola y la petroquímica Repsol. Ecologistas en Acción recalca que haber inventado la expresión “sostenavilidad”, que presuntamente haría referencia a una Navidad sostenible, no es más que otra maniobra de lavado verde. Organizar talleres de adornos navideños reciclados, elegir como temática el uso responsable del agua, recrear el ártico -con el derroche energético que conlleva- o incluir en una carta a Papá Noel nuestros mejores deseos de sostenibilidad, es insuficiente y dista mucho de una verdadera sostenibilidad. Sobre todo, cuando en ningún momento, se ha valorado el impacto que estos eventos tendrían sobre el patrimonio, la movilidad, la  flora y fauna de la Casa de Campo y del Jardín Botánico de la Universidad Complutense.

Ecologistas en Acción concluye que instituciones científicas y públicas del prestigio del Real Jardín Botánico-CSIC de Madrid y la Casa de Campo -BIC ambos-, así como la Universidad Complutense de Madrid no deberían estar contribuyendo al lavado de imagen de empresas de dudosa ética y cuya actividad contribuye de forma tan importante a agravar la crisis climática.

Contenidos relacionados

Fuente: ecologistasenaccion.org

.
ecológicamente inaceptableReal Jardín Botánico“Naturaleza encendida”