Denuncian la existencia de casos de covid-19 en el CIE de Aluche-Carabanchel

Según la Plataforma CIE No en este momento tres personas estarían “en celdas de aislamiento”, sin ser trasladadas a dependencias sanitarias. La reapertura del Centro de Internamiento madrileño se produjo el pasado 6 de octubre pese a que informes internos advertían de “un importante riesgo de propagación” en especial en caso de que algún interno contrajera el coronavirus.

La Plataforma CIE No Madrid denuncia que al menos tres personas encerradas en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche estarían en celdas de aislamiento afectadas por covid19 y sin ser trasladadas a dependencias sanitarias. Al respecto señalan que si bien fuentes policiales solo han confirmado el caso de “una” de ellas, otros internos “aseguran que hay al menos dos casos más”.“Estas personas se encuentran aisladas dentro del propio CIE, no son trasladadas a dependencias sanitarias. Su cuarentena es en una celda de aislamiento, de la que no podrán salir para nada en al menos 15 días. Tal y como denuncian las personas internas, cuando son aislados, no se les proporcionan condiciones sanitarias dignas y ni siquiera les permiten ducharse”, aseguran desde la Plataforma.

El 6 de octubre el Ministerio de Interior decidió retomar la operatividad del Centro de Internamiento madrileño pese a que informes de la propia policía advertían que “podría considerarse un lugar con un riesgo importante de propagación (del coronavirus) en caso de que cualquier persona de su interior, y especialmente internos, contrajeran la enfermedad”.

Según aquel informe publicado en exclusiva por El Salto, entre otras causas de posible riesgo de contagio, destaca que “el personal que presta su servicio en el Centro (policial, limpieza, cocina, Cruz Roja, mantenimiento) puede llegar a suponer un vector de contagio debido a la rotación en cada turno y ser necesario a menudo el contacto físico con los internos en las funciones que se realizan habitualmente”.

Para minimizar el riesgo de contagios, las autoridades policiales pusieron un límite al número de personas que podían encerrarse en forma simultánea. “No debería de sobrepasar los 67 internos (36% de capacidad total), y bajo ningún concepto superar los 92 (50% de capacidad)”, afirman en el documento filtrado.

En la actualidad, habría en el CIE medio de centenar de personas, aunque advierten desde la Plataforma que “el número es impreciso”

En aquel momento fueron internadas por orden judicial 46 personas, pese a estar las fronteras cerradas y no existir garantías de que antes de cumplir el tiempo máximo de sesenta días de retención, pudieran ser expulsadas. Visitas a contrareloj de las autoridades del Gobierno español a Rabat, Argelia, Senegal o Mali, obraron el milagro (económico). En la actualidad, habría en el CIE medio de centenar de personas, aunque advierten desde la Plataforma que “el número es impreciso”.

Los baños, la gran cantidad de superficies metálicas del CIE (camas, mesas, inodoros, sillas, rejas, puertas, etc.) y la inexistencia de “estancias para que puedan llevar a cabo otras actividades de forma individual (lectura, visionado de películas, etc)”, son otras de las razones que la policía esgrimió en el informe para advertir de ese “importante riesgo” de propagación del coronavirus.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) advirtió en marzo último, con el inicio de la pandemia, sobre el peligro de priorizar las políticas de encierro sobre la vida de las personas. “El virus ha demostrado que no discrimina, esta enfermedad solo puede controlarse si existe un enfoque inclusivo que proteja los derechos de toda persona a la vida y la salud”, afirmaba el organismo internacional.

“La situación de las personas refugiadas y migrantes detenidas en centros de detención formales e informales, en condiciones insalubres y de hacinamiento, es particularmente preocupante. Teniendo en cuenta las consecuencias letales que tendría un brote de covid-19, deberían ser liberadas sin demora. La niñez migrante y sus familias, y quienes se encuentren detenidos sin una base legal suficiente deben ser puestos en libertad de inmediato”, exigía el ACNUR.

En Mayo, una declaración conjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) y la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), pedía “velar por la salud, la seguridad y la dignidad humana”.

“Esa obligación se aplica siempre, independientemente de si se ha declarado un estado de emergencia”, exigían las organizaciones y agregaban que “la atención sanitaria en los centros de reclusión, incluida la atención preventiva, debería ser de la máxima calidad posible o al menos equivalente a la que se ofrece en la comunidad”.

El 6 de mayo los Centros de Internamiento de Extranjeros de todo el Estado quedaron inoperativos por primera vez desde su creación, en 1985. Desde su reapertura, el hecho de que la denominada segunda ola del coronavirus esté causando más muertes en la Unión Europea que en aquellos primeros tres meses de pandemia, no ha variado la política del Gobierno de España de detención, internamiento y expulsión de personas migrantes en situación irregular.

Nuevo intento de suicidio

Desde la Plataforma también denuncian que en la madrugada del sábado 19 se produjo un nuevo intento de suicidio de un joven que horas antes habría recibido insultos de parte del personal policial. Al parecer, fueron los propios compañeros de celda quienes lo reanimaron y la policía de guardia habría tardado “más de una hora en acudir”.

En tal sentido, explican que el interno fue trasladado al Hospital en horas del mediodía del mismo sábado, y si bien ya se encontraría de nuevo en el CIE, desconocen cuál es su estado de salud.

“La tarde del sábado 19 un interno contactaba con la Plataforma para denunciar que se había despertado de madrugada alertado por unos ruidos. Constató que uno de sus compañeros de celda se estaba intentando ahorcar”

“La tarde del sábado 19 un interno contactaba con la Plataforma para denunciar que se había despertado alrededor de las 3 de la madrugada alertado por unos ruidos. Constató que uno de sus compañeros de celda se estaba intentando ahorcar. Tanto él como la otra persona que dormía en la misma celda empezaron a llamar a la policía al tiempo que intentaban reanimar a su compañero. Angustiados, aclaran, que la policía tardó más de una hora en acudir y hacerse cargo de la situación, y que esa misma noche (la del viernes), tras las duchas, en la visita de control que hacen en las habitaciones, la policía había estado insultando y denigrando al compañero, ‘llamándolo perro, guarro…y de todo’”, afirman desde CIE No.

Según ha trascendido durante el fin de semana habrían sido expulsadas 19 personas que estaban internas en Aluche, entre las que no se encontraría quien había intentado suicidarse. Desde la Plataforma CIEsNo adelantaron que en el transcurso del día de hoy presentarán una denuncia ante los Juzgados de Vigilancia CIE para que se esclarezca lo sucedido. “En especial para que se investiguen las responsabilidades de una posible omisión de socorro de parte de los funcionarios que prestaban servicio al momento de producirse los hechos”, confirman.

Fuente: Pablo ‘Pampa’ Sainz en elsaltodiario.com

cie Aluche-CarabanchelCIE CarabanchelCIE de Aluchecoronaviruscovid-19