Cuando la reivindicación popular mueve montañas

Después de varias semanas intensas de lucha, podemos decir que la reivindicación popular ha conseguido una vez más mover montañas.

El pasado 18 de junio tuvimos que informaros de la triste noticia que 14 alumnos y alumnas del colegio CEIP Antonio Machado de Carabanchel, por culpa de una mala decisión de la dirección de este centro escolar, se habían quedado sin la plaza que legítimamente les pertenecía en el instituto IES Francisco Ayala.

Desde ese mismo momento, las familias —aunque no fuera su cometido, pues no fue un error suyo sino de la administración pública— se pusieron manos a la obra para intentar solucionar este problema por su cuenta, siguiendo todos los cauces legales y protocolos administrativos (que no son pocos). Sus acciones fueron totalmente infructuosas: desde la administración de la Comunidad de Madrid no hubo ningún intento de resolver esta situación más allá de ofrecer plazas en otros centros concertados para parte del grupo, plazas públicas pero en otros barrios para otra parte o incluso sin llegar a ofrecer plaza en ningún sitio a alguna de las alumnas afectadas.

Ante tal situación, las familias, desesperadas, se sobrepusieron a su bajo estado de ánimo y angustia por no saber cuál iba a ser el futuro de las alumnas y alumnos afectados, y ante el desamparo institucional decidieron acudir al apoyo vecinal convocando una asamblea popular de un día para otro, a modo de urgencia, en el espacio social La Casa del Barrio de Carabanchel.

Cuál fue la sorpresa para las familias cuando comprobaron que, a pesar de haber convocado la asamblea con tan solo un día de antelación, una multitud de asociaciones, vecinas y vecinos del barrio de Carabanchel e incluso de alguna otra zona se acercaron para apoyar la causa de estas niñas y niños, transformando con su apoyo la angustia de las familias en fuerza y orientación hacia una lucha que iba a salir desde ese mismo momento a la calle, consiguiendo llenar Carabanchel Alto de carteles informativos y pancartas reivindicativas y salir en medios de comunicación que denunciarían públicamente esta situación.

Acto seguido, la lucha despertó antiguos grupos de reivindicación, como es el de la plataforma que consiguió mantener abierta el aula de infantil del colegio CEIP República de Uruguay, aula que quería cerrar la Comunidad de Madrid (otra acción de la Comunidad enfocada al derribo de la educación pública y otra gesta de David contra Goliat ganada por la lucha unida en la calle y liderada por el vecindario). Desde esta plataforma, se expandió la lucha, llenando de apoyos nuestra reivindicación, dándonos una gran visibilidad en las redes sociales y consiguiendo el apoyo de los sindicatos mayoritarios (CCOO, UGT, CGT), asociaciones vecinales, organizaciones educativas como la FAPA Giner de los Ríos, los Movimientos de Renovación Pedagógica y casi todas las AMPAS de los colegios públicos de Carabanchel y Latina.

Espacios de reivindicación social que nos ha puesto en contacto con grandes profesionales del periodismo, que han visibilizado nuestra lucha desde un espacio de seriedad y sobre todo de humanidad y empatía.

Tal ha sido la explosión de apoyo recibido, que hasta llegó nuestra causa a la Mesa de Educación de la Asamblea de la Comunidad de Madrid a través del grupo PSOE. También se han intentado llevar a cabo iniciativas políticas por parte del grupo Recupera Madrid y de apoyo y difusión por parte de Podemos y Más Madrid.

Han sido días intensos, de lucha, de cansancio y nervios, pero al mismo tiempo han sido semanas de fortaleza, apoyo y esperanza al ver que todavía hay fuerza en la gente, en los barrios y que los movimientos sociales han sido capaces de conseguir este logro, que al principio parecía imposible. Esta vez ha sido el pueblo el que ha ganado a la secuestrada institución pública.

Han sido días en los que la gente ha luchado sin miedo, ha sentido la mano tendida de quien tenía al lado y que nos ha animado a quitarnos la mordaza y reivindicar nuestros derechos, que aunque nos pertenecen a la ciudadanía, los organismos públicos/políticos suelen arrebatárnoslos constantemente, dejándonos en el mayor de los desamparos.

Pero esta vez hemos dicho no, nuestras plazas son nuestras y hemos luchado por ellas, porque desde el primer día nos hemos sentido fuertes, porque no hemos estado solas, hemos estado acompañadas por la mejor de las compañeras, LA FUERZA DE LUCHAR JUNTAS.

En estos momentos, todas las alumnas y alumnos que reclamaban sus plazas ya tienen la matrícula en su instituto, el que les pertenece legítimamente. Esta victoria ha sido gracias a todas y cada una de las personas que habéis participado, por este motivo las familias os queremos dar las gracias a todas, porque cada persona que ha apoyado este proceso, sea con la función que sea, ha sido una pieza clave para conseguirlo.

No habéis dudado ni un momento en apoyar nuestra causa y lo hemos conseguido JUNTAS, por todo esto, las familias afectadas del Machado os animamos a luchar, sin miedo por cada causa que creáis, porque se ha demostrado que juntas lo hemos conseguido.

MUCHAS GRACIAS A TODO EL MUNDO

Fuente: Afectadas del Machado en loquesomos.org

CEIP Antonio MachadoIES Francisco Ayalareivindicación popularsin plaza escolar