Sin publicidad este diario no existiría, queremos disminuirla, con tu ayuda podemos conseguirlo...

Cómo el dogma neoliberal ha prolongado la pandemia de COVID19

El mundo se encuentra inmerso en una de las mayores crisis sociales y económicas que jamás haya experimentado el mundo. La evidencia científica de esto es abrumadora: indicador tras indicador (desde el aumento de la mortalidad hasta el aumento de la pobreza y el desempleo) demuestra el enorme dolor y sufrimiento que está causando la pandemia de COVID19.

Los niveles de agotamiento, frustración e ira que está alcanzando la mayoría de la población en países a ambos lados del Atlántico Norte son de gran preocupación tanto para los establecimientos económicos y financieros, como para las instituciones políticas y mediáticas cercanas. Pero, si se sabe cómo controlar la pandemia y se disponen de los recursos para hacerlo, ¿por qué no se está haciendo?

De qué no están hablando en los debates sobre la pandemia 

Durante 2020, hubo mucho debate y discusión sobre cómo responder a esta pandemia. Este debate empieza a tocar temas que hasta ahora eran intocables. En particular, un hecho poco abordado hasta ahora: ya se sabe cómo controlar, contener y así superar la pandemia. Se dispone del conocimiento científico y los recursos para resolver algunos de los mayores problemas y prevenir muchas muertes.

Además, se sabe cómo se podría controlar la pandemia lo suficiente como para restablecer cierto grado de normalidad; la ciencia moderna sabe cómo se podría resolver la pandemia. No únicamente las ciencias virológicas y epidemiológicas y otras ciencias básicas en salud pública, sino también a las ciencias aplicadas, como las ciencias sociales y económicas.

Se sabe, por ejemplo, que no puede haber recuperación económica sin contener primero la pandemia. Ignorar lo último para arreglar lo primero, como hizo el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos, Jair Bolsonaro en Brasil o en sus inicios Boris Johnson en Reino Unido, ha llevado a un desastre económico, social y de salud.

Hay muchos datos que demuestran que ignorar esta realidad es un gran error. Ahora, se puede preguntar: si se sabe cómo controlar la pandemia y se tienen los recursos para hacerlo, ¿por qué no se está haciendo? Y otra pregunta que se deriva de la anterior es: ¿por qué los medios de comunicación no lo informan ni los gobiernos actúan al respecto?

El silencio ensordecedor sobre por qué no se resuelve lo solucionable

La respuesta a la última pregunta es fácil y tiene que ver con la ideología y la cultura dominantes en estos países, lo que dificulta ir más allá de lo que las narrativas poderosas y establecidas permiten considerar.

Uno de estos obstáculos es, por ejemplo, el sacrosanto “dogma de la propiedad privada”, que se considera fundamental para la supervivencia del orden social actual, y que también está marcado por otro dogma, el de las también sacrosantas “leyes del mercado” como el mejor sistema para la asignación de recursos.

Estos dogmas gobiernan el comportamiento de las instituciones políticas y de los medios de comunicación en la mayoría de los principales países de ambos lados del Atlántico Norte y han jugado un papel esencial en obstaculizar el control de la pandemia.

Un claro ejemplo: por qué hay escasez de vacunas

En un artículo reciente para el diario Público, el mayor problema que existe para controlar la pandemia es la falta de vacunas, escasez que incluso existe en los países que se consideran ricos a ambos lados del Atlántico Norte.

Esto es absurdo, ya que los países ricos (y, por cierto, un gran número de países pobres) tienen los recursos para producir tales vacunas. De hecho, el desarrollo de la parte más esencial en la producción de las vacunas contra la COVID19 más exitosas (Pfizer y Moderna) se ha realizado con fondos públicos, en instituciones públicas, en países ricos (especialmente en Estados Unidos y Alemania).

Así lo reconoce nada menos que el Director General de la Federación Internacional de Fabricantes de Productos Farmacéuticos, Thomas Cueni, en un artículo en el New York Times, declaró que:

Es cierto que sin fondos públicos de agencias [instituciones públicas del gobierno federal de los EE. UU.] como la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado de EE. UU. o del Ministerio Federal de Educación e Investigación de Alemania, las compañías farmacéuticas globales no hubieran podido desarrollar covid-19 vacunas y hazlo tan rápido.

Cueni podría haber agregado que este también es el caso de la mayoría de las vacunas grandes que han estado en producción durante muchos años (ver el artículo citado anteriormente para los millones de dólares públicos y euros invertidos). La parte fundamental en el desarrollo de cualquier vacuna son los conocimientos básicos, que generalmente se investigan en centros de investigación en salud públicos o financiados con fondos públicos.

La industria farmacéutica, que no podría desarrollar vacunas sin estos conocimientos básicos, utiliza estos conocimientos para avanzar en su dimensión aplicada, es decir, la producción de vacunas.

Pero lo que el director general de esta federación internacional olvida mencionar es que, además de utilizar los conocimientos básicos que estos países han financiado, estos mismos países ofrecen a las empresas farmacéuticas una gran prima, al garantizarles el monopolio de la venta del producto durante muchos años (hasta veinte), lo que les asegura importantes beneficios.

Ahí está el origen de la escasez de vacunas. Es tan simple como esto: la propiedad intelectual, garantizada por el Estado y por las leyes del comercio internacional y sus agentes, es lo que crea una “escasez” artificial de vacunas, que genera beneficios astronómicos a costa de no tener suficientes vacunas para paliar las graves consecuencias de la pandemia y evitar la muerte de millones de personas.

¿Qué se puede hacer?

Lo más lógico sería, como ha propuesto Dean Baker (el economista senior del Center for Economic and Policy Research que ha analizado la industria farmacéutica internacional con el mayor detalle, rigor y sentido crítico), que los países que ya han financiado públicamente el conocimiento básico amplíen su intervención para incluir, además del conocimiento básico, el aplicado: produciendo ellos mismos las vacunas contra la COVID19, que serían mucho más baratas (ya que no habría que incluir los enormes beneficios empresariales en los costes de producción).

Pero entonces, ¿por qué no hacer lo que parece lógico? Por el enorme poder político y mediático que tiene la industria farmacéutica a nivel nacional e internacional. Dean Baker ha documentado muy bien la naturaleza de estas conexiones. De hecho, existe una opinión generalizada entre un gran número de expertos en salud pública en Estados Unidos de que el objetivo legítimo del mundo empresarial privado de tener como objetivo principal la optimización de sus beneficios económicos debería limitarse o incluso rechazarse en las políticas públicas que pretenden optimizar la salud y minimizar la mortalidad.

Esta percepción proviene del hecho de que la experiencia de Estados Unidos ha ilustrado claramente que la privatización de la sanidad, gestionada por empresas con ánimo de lucro, conduce a un enorme conflicto entre los objetivos empresariales y la calidad y seguridad de los servicios.

Estados Unidos es el país con el mayor gasto sanitario (mayoritariamente privado), pero también el que tiene más personas insatisfechas con la atención que reciben, con un 32% de la población con enfermedades terminales preocupada por cómo pagarán sus familiares la atención médica. La optimización de las tasas de beneficio es un principio insuficiente e increíblemente peligroso para la salud de la población, y la escasez de vacunas es un ejemplo de ello.

¿Estamos en guerra con COVID19 o no?

El lenguaje utilizado constantemente por las autoridades que imponen enormes sacrificios a la población es el lenguaje de la guerra. Estamos luchando, nos dicen, “una guerra contra el virus”. En realidad, en los Estados Unidos, el número de muertes causadas por el COVID19 es mayor que el número de muertes causadas por la Primera Guerra Mundial, más la Segunda Guerra Mundial, más la Guerra de Vietnam.

Lo que ocurre es que los que hablan así no se lo creen. Es un recurso que utilizan para forzar el control de los movimientos de la población (lo que me parece lógico y razonable) pero, por otro lado, siguen preservando meticulosamente los dogmas liberales de la propiedad privada y las leyes del mercado, dogmas dejados de lado en el pasado durante las situaciones de guerra real.

¿Cómo se puede justificar que los gobernantes de las instituciones de la Unión Europea (UE), en su mayoría conservadores y liberales, respeten la propiedad intelectual de las empresas farmacéuticas que han producido la vacuna contra el coronavirus?

Durante la Segunda Guerra Mundial, toda la producción industrial se orientó a la fabricación del material de guerra necesario. ¿Por qué no se hace lo mismo ahora? Si las empresas farmacéuticas forzaran la producción masiva de esas vacunas en todos los países o grupos de países, se podría vacunar rápidamente a la población no sólo de los países ricos, sino de todo el mundo.

Como era previsible, la Unión Europea, desde su Parlamento hasta la Comisión Europea y sus demás órganos de gobierno (gobernados en su mayoría por partidos conservadores y liberales), se ha opuesto a ello, ya que es cautiva de sus dogmas, que ya han demostrado ser erróneos durante el período neoliberal y que, a pesar de su gran fracaso, siguen siendo dominantes en los establecimientos político-mediáticos de ambos lados del Atlántico Norte.

En Estados Unidos, por el contrario, la nueva administración federal de Joe Biden, bajo la presión de la comunidad científica (y de las fuerzas progresistas lideradas por el senador de Vermont Bernie Sanders), ha invocado la Defense Production Act (aprobada por el presidente Harry Truman), que obliga a la industria a ponerse al servicio de la defensa del país para producir el material necesario para prevenir y controlar la pandemia de COVID19.

La justificación de esta ley es que el bien común tiene que estar por encima de todos los intereses privados, lo que obliga a la industria farmacéutica a anteponer el bien común a sus intereses privados. Lo mismo ocurre con otros productos, como las jeringuillas especiales, entre otros. Sería bueno que ocurriera lo mismo en Europa. Si se puede hacer, debería hacerse.

Artículo original de Vicenç Navarro en LSE US Centre traducido para Contrainformacion.es por Javier F. Ferrero

Fuente: aldescubierto.org
Foto Portada: Daniel Schludi en unsplash.com

covid19dogmafarmacéuticasliberalismomercadonegocioneoliberalismopandemia