Ayuso no tiene dinero para contratar médicos y enfermeras, pero sí para dar contratos a dedo a empresas privadas

El Gobierno de la Comunidad de Madrid también destinó 323.958,14 euros para dotar a una “sala de crisis” aunque se desconoce, al igual que con la de prensa, en qué consiste ese equipamiento y qué justifica la urgencia de los contratos

El hospital Enfermera Isabel Zendal, el proyecto que Isabel Díaz Ayuso convirtió en su gran hito de su gestión durante la pandemia, se ha convertido en un pozo sin fondo de gasto público. A día de hoy se desconoce el coste real de la infraestructura que la presidenta madrileña mandó a construir en tiempo récord, a la vez que se negaba a contratar a más sanitarios para su puesta en funcionamiento. Médicos, enfermeros y demás personal para este hospital (sin quirófanos) salieron del resto de centros hospitalarios a la vez que el edificio costaba a las arcas públicas el triple de lo presupuestado. Se licitó por 51 millones de euros y la Comunidad ha gastado más de 150 millones. No había dinero para los profesionales, aunque sí para otros múltiples y cuantiosos gastos como va publicando a cuentagotas el portal de contratación de la Comunidad de Madrid. Es el caso de los casi 700.000 euros de dinero público que Ayuso destinó a “equipamiento” para una sala de prensa y otra sala de “crisis”.

A través de un contrato de emergencia, sin concurso público ni publicidad, la presidenta madrileña ha gastado 369.759,83 euros para “suministro de equipamiento de la sala de prensa” del Zendal. El beneficiario de este contrato a dedo fue El Corte Inglés, que se ha llevado otros tantos miles de euros por los equipos informáticos de la infraestructura. El Gobierno regional gastó esa cantidad en tres lotes cuyo coste asciende a 96.731,94 por uno, 27.158,80 por otro y 245.869,09 por el último. El contrato se adjudicó en noviembre de 2020, poco antes de inaugurarse el edificio, aunque no ha sido hasta hace unas semanas que el Gobierno regional lo ha publicado en el portal de contratación.

Es también el caso de los otros 323.958,14 euros que Ayuso gastó para equipar una “sala de crisis” del Zendal, un hospital sin quirófanos. En este caso, la empresa agraciada por este contrato –otra vez a dedo– fue RPG informática, afincada en Pozuelo de Alarcón y que en otras ocasiones también ha recibido contratos a dedo de la administración regional. A este contrato hay que sumar otro menor por importe de 17.549 euros para las cortinas de la sala “de crisis” que fue adjudicado también a El Corte Inglés.

Desde el Gobierno regional no explican en qué ha consistido ese “equipamiento” para estas dos salas, aunque aseguran que son espacios “polivalentes” como tienen otros hospitales “para celebrar sesiones y reuniones de distinta índole”. En el caso de la sala denominada “de crisis”, es una sala “polivalente” –aseguran desde la Consejería de Sanidad– que ya ha sido utilizada por ejemplo para celebrar un Congreso Internacional sobre Covid que inauguró la propia Ayuso el pasado mes de julio.

Además, explican estas mismas fuentes, se ha celebrado el primer encuentro de alternativas asistenciales a la pandemia, “celebrada con profesionales de distintas especialidades y de diferentes comunidades autónomas. Finalmente también se ha utilizado para algo que nada tiene que ver con la Covid o la salud: una reunión de la Federación Madrileña de Municipios. “El SUMMA está trasladando recursos para habilitar un nuevo centro coordinador, y también utilizará la sala de crisis”, inciden desde Sanidad.

Sobre por qué el Gobierno regional recurrió a contratos sin concurso público ni publicidad, en el Gobierno regional se justifica argumentando que se tramitaron por emergencia “dentro del conjunto de la obra del hospital”. “Se trata de obras que forman parte de la actuación globalmente considerada, la construcción del Hospital de Emergencias, y, en consecuencia, se encontraban bajo la cobertura de la declaración de emergencia acordada”, insisten.

La portavoz de Más Madrid, Mónica García, califica el contrato de emergencia de “abusivo”. Considera además que el Zendal ha estado “siempre rodeado de escándalos y sobrecostes” porque fue creado “pensando en la estrategia comunicativa de Ayuso y no en los pacientes Covid” y ve corrupción en la construcción del hospital. “Desde Más Madrid vamos a investigar a fondo los papeles clasificados de la COVID 19 en Madrid y mucho nos tememos que nos vamos a encontrar con la esencia más corrupta del PP”, asegura García.

El complejo que según repitió el Gobierno madrileño “iba a asombrar al mundo”, costar 50 millones de euros y construirse en seis meses, va ya por más de 140 millones. Nunca se contrató a un solo sanitario destinado a este hospital. Solo la seguridad por un año ha costado 1,8 millones, un contrato adjudicado también a dedo a una empresa privada propiedad de una exconcejala del PP en Alcorcón.

Fuente: Fátima Caballero en eldiario.es

Ayusocontratos a dedocontratos de urgencia