Ayuso adjudicó contratos sanitarios a uno de los fundadores de su empresa

En 2011, la entonces diputada del PP en la Asamblea, Isabel Díaz Ayuso, escribe a un directivo de Avalmadrid interesándose por una serie de empresas relacionadas con quienes habían sido socios de sus padres en el Grupo MC. Dos de ellos, Juan Manuel Pitarch Divar y Juan Carlos Herrero Casasola, ya aparecían vinculados a Proyectos Hospitalarios Internacionales SA (Prhoinsa), compañía que ahora, 10 años después, controla el segundo de los antiguos socios de la familia Ayuso y que ha recibido por parte del Gobierno de Ayuso contratos por al menos 129.739 euros por la vía de las adjudicaciones menores o el procedimiento de emergencia.

Todos estos contratos se adjudicaron en 2019 después de que infoLibre desvelase la relación de Ayuso y su familia con el caso Avalmadrid. Por tanto, el Gobierno de Ayuso adjudicó 129.739 euros a la empresa de una de las personas que más información tiene sobre todo lo ocurrido con el Grupo MC, a pesar de que según la presidenta madrileña había traicionado a su familia.

Juan Carlos Herrero Casasola fue uno de los fundadores de Sismédica SL, empresa que pertenece al 50% a Ayuso, cuyo nombre ocultó en su declaración de bienes ante la Asamblea de Madrid y que no presenta cuentas anuales desde 2014. El pasado jueves, la presidenta regional enviaba una declaración de bienes corregida y en el apartado destinado a los vínculos societarios de quien presenta la declaración ha añadido bajo el «Sociedad Limitada» del original el nombre de Sismédica SL entre paréntesis.

Prhoinsa, compañía que se dedica a la comercialización de equipamiento médico de todo tipo, bien sea de fabricación propia, total o parcial, o de fabricación ajena, tanto nacional como internacional, comenzó sus operaciones el 21 de abril de 1999 con un capital social de 14 millones de pesetas, algo más de 84.000 euros, del cual un 25% se aportó en ese momento y el 75% restante en 2006.

La composición de su Consejo de Administración fue cambiando progresivamente y el 20 de julio de 2011 tuvo lugar una de las modificaciones más relevantes. En la documentación del Registro Mercantil, a la que ha tenido acceso infoLibre, aparecen dos de los antiguos socios de Ayuso: Juan Manuel Pitarch Divar como presidente del órgano de administración y Juan Carlos Herrero Casasola como vocal, al igual que un hijo del primer empresario.

La entrada de ambos en la firma sanitaria se produjo días después de que Díaz Ayuso se estrenase como diputada en la Asamblea de Madrid, acceso al escaño que se produjo horas después de intercambiar algunos correos electrónicos con un directivo de Avalmadrid, en los que facilitaba los datos de sus padres y de varias empresas del Grupo MC, entre ellas MC Infortécnica, firma que era propiedad al 25% de sus padres, y con la que la entidad pública formalizó un aval-crédito por importe de 400.000 euros en marzo de ese mismo año.

Un año después, los dos empresarios salieron del órgano de administración de Prhoinsa. El 20 de julio de 2012 se cesa al entonces Consejo de Administración y se nombra a un administrador único. El 15 de marzo de 2013, la empresa conforma un nuevo órgano de dirección integrado por tres personas. Una de ellas, la hija de Herrero Casasola, Alejandra Casasola Fernández, es nombrada secretaria del nuevo Consejo de Administración.

Un mes antes, Proyectos Hospitalarios Internacional SA había llevado a cabo una ampliación de capital por 125.010,51 euros, asumida por tres personas físicas y una jurídica, Xalir Ideas Consulting, constituida en febrero de 2012 con Casasola Fernández como administradora única. Por tanto, su entrada en la compañía no resultó extraña.

Casasola desapareció del órgano de administración de la compañía desde junio de 2015 hasta el 16 de diciembre de 2019. Ese día, la Junta General Extraordinaria y Universal de Prhoinsa acordó cesar al entonces Consejo de Administración y nombrar a Juan Carlos Herrero Casasola como administrador único. Desde entonces, controla en solitario la compañía.

48 licitaciones por parte del actual Ejecutivo madrileño

Entre el día que Juan Carlos Herrero Casasola coge las riendas de la compañía y finales de febrero de 2021, la firma recibió 48 licitaciones por parte del actual Ejecutivo madrileño por un importe total de 129.739 euros. 47 contratos se adjudicaron por parte de la Consejería de Sanidad y uno por parte de la Consejería de Políticas Sociales, sin que mediara concurso público.

44 de ellos son contratos menores cuyo desembolso total asciende a 63.398,5 euros. En la otra cara de la moneda se encuentran uno de 15.004 euros y otro por 8.385,30 euros. Las cuatro adjudicaciones restantes se realizaron en plena pandemia por el procedimiento de emergencia. La más importante fue la recibida en marzo de 2020 por un importe de 25.410 euros para el suministro de material para la prevención ante la exposición al coronavirus a los centros adscritos a la Agencia Madrileña de Atención Social y en junio del mismo año otra por valor de 22.457,60 euros por el servicio de biodescontaminación para el Hospital La Fuenfría.

La tercera tuvo lugar el pasado mes de diciembre por el servicio de descontaminación con peróxido de hidrógeno mediante el sistema Deconx en el Hospital La Paz por valor de 10.012,75 euros y, por último, se adjudicó por 8.461 euros la compra de determinado material para un respirador de la marca SLE.

Pero la empresa sanitaria ha recibido más contratos desde que la familia Casasola aparece ligada a Prhoinsa. En 2015, recibió al menos ocho por una suma total de 4.141,61 euros. En 2016 y 2017 fueron 31 por 125.927 euros y 27 por un importe de 61.060,34 euros. En 2018, se le adjudicaron 49 por un importe total de 204.432,38 euros. Y entre el inicio de 2019 y el nombramiento de Juan Carlos Herrero Casasola como administrador único recibe 44 contratos por importe de 91.145,80 euros: 38.688,39 euros antes de que Ayuso ocupase el cargo de presidenta regional y 52.457 después.

Solo 2 de las licitaciones fueron adjudicadas por procedimiento abierto. Una en noviembre de 2016 por 57.596 euros para la compra de cinco monitores fisiológicos y nueve de parámetros básicos y otra en enero de 2018 por 32.546,58 euros por el suministro de un equipo de ventilación mecánica para el Servicio de Neonatología del Hospital Clínico San Carlos.

InfoLibre se ha puesto en contacto con la Consejería de Sanidad, con Herrero Casasola y con el equipo de comunicación de la propia Ayuso pero no ha obtenido respuestas.

A principios de 2011, MC Infortécnica SL solicitó un crédito de 400.000 euros a Avalmadrid, una empresa semipública donde el Gobierno regional aporta en torno al 30% de capital y cuyo objetivo es facilitar y ayudar a la financiación de pymes, autónomos y emprendedores. El préstamo se formalizó el 15 de marzo de 2011 y el 15 de diciembre, la firma tenía que devolver a la entidad 100.000 euros más un poco más de 3.000 euros de intereses. Pero no lo hizo. Por lo tanto, a 30 de junio de 2019, la deuda ascendía a 270.000 euros, una cantidad que se incrementa mes a mes por los intereses de demora.

MC Infortécnica SL aportó dos tipos de garantías para recibir el préstamo. En primer lugar, fue avalada por el Grupo MC Infortécnica Medical Hamilton SL y los ocho accionistas de la sociedad y además presentó como garantía hipotecaria una nave industrial propiedad del padre de Ayuso, situada en Ávila y tasada en 213.596,40 euros.

A la hora de solicitar el crédito, los cuatro matrimonios propietarios de MC Infortécnica SL justificaron su solvencia con un patrimonio que incluía 13 propiedades valoradas en 3,27 millones de euros. Sin embargo, en cuanto los propietarios tuvieron la certeza de que la empresa había quebrado y que no devolvería el dinero se deshicieron de la mayoría de estos bienes, ante la pasividad de la entidad semipública.

Según documentos registrales analizados en agosto de 2019 por infoLibre, siete de los bienes cambiaron de titular mediante donaciones o ventas prohibidas por ley, mientras que el resto no se traspasaron porque no se podía al estar ya hipotecados.

Los padres de Ayuso fueron los primeros en traspasar su patrimonio, mediante donaciones a sus hijos y la venta de una nave a terceros. La actual presidenta regional se quedó con un piso en el centro de Madrid y su hermano con una vivienda familiar en Sotillo de la Adrada en Ávila, el mismo lugar en el que se encontraba la nave industrial de la familia y el único inmueble que se hipotecó como garantía del crédito y que un juzgado adjudicó a Avalmadrid en abril de 2018.

Fuente: Luna Izquierdo en contrainformacion.es

Ayusocontratos sanitariossanidad públicaSismédica SL