Asociaciones vecinales y partidos exigen al Ayuntamiento de Madrid la limpieza sin demora de los espacios interbloque

¿Olvido o decisión deliberada? No lo sabemos, pero sí conocemos las consecuencias que tiene en la vecindad la exclusión de las zonas interbloque de los nuevos contratos de limpieza del Ayuntamiento de Madrid: más basura en la calle y por tanto más olores, más insectos, más roedores…en definitiva, menos salubridad y más degradación del espacio público. Por ello, la FRAVM, tras conocer esta desagradable noticia, exige a Almeida que se haga cargo de inmediato de la limpieza y el mantenimiento de las 294 zonas interbloque que han quedado fuera de los pliegos actuales, una omisión que afecta a decenas de miles de personas y a barrios enteros.

Es el caso de la práctica totalidad de espacios peatonales interbloques de Moratalaz, el Gran San Blas, Aluche y Campamento en Latina, Entrevías y Fontarrón en Puente de Vallecas, La Elipa y San Pascual en Ciudad Lineal, Orcasitas y Almendrales en Usera, Manoteras en Hortaleza, San Cristóbal en Villaverde o buena parte de Opañel, en Carabanchel. El problema se da en 14 de los 21 distritos de la capital.

Esta mañana, el delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha restado importancia a esta exclusión en la reunión de la comisión municipal del ramo, y responsables de su departamento han asegurado en un medio de comunicación que crearán un contrato específico para las zonas “olvidadas”, respuestas que la FRAVM considera claramente insuficientes. Conociendo la lentitud de este tipo de procesos, si el Ayuntamiento opta por aprobar cuanto antes ese nuevo contrato, es muy probable que el servicio no esté activo hasta después del verano. ¿Y qué hacen los vecinos y vecinas hasta entonces? La Federación Vecinal, que hoy agrupa a 290 asociaciones de la región (185 de la ciudad de Madrid) insta al Gobierno local a adoptar soluciones en clave de emergencia, si es necesario.

Recordemos que las zonas interbloque son lugares públicos o espacios privados de uso público, y por tanto el Consistorio es responsable de su limpieza y mantenimiento. Es incomprensible que los nuevos contratos de limpieza, que sustituyen a los muy deficientes y polémicos contratos firmados en época de Ana Botella, repitan los déficit de estos, y no hayan sido capaces de resolver el problema de los espacios interbloque. Los actuales pliegos incluyen el mantenimiento de calzadas, viales y zonas de aparcamiento, pero no de los espacios peatonales que se encuentran entre edificios y que a diario usan decenas de miles de vecinos y vecinas.

or otro lado, la FRAVM critica la falta de transparencia del Ayuntamiento en esta cuestión. ¿Cómo es posible que la exclusión de los interbloque salga ahora a la luz cuando los contratos fueron aprobados el pasado mes de noviembre?

Madrid, especialmente en barrios populares como los citados, está sucio, muy sucio. La basura acumulada en sus calles y plazas por una limpieza y mantenimiento insuficientes es una de las quejas más recurrentes que reciben nuestras asociaciones vecinales, un problema que sin duda se agravará si el Ayuntamiento abandona las zonas interbloques.

En el siguiente enlace puedes ver las zonas interbloque afectadas (ver zonas). Fuente: FRAVM

En Carabanchel estas son las zonas:

Más Madrid denuncia la extrema suciedad en las zonas interbloque que Almeida ha excluido del nuevo contrato de limpieza

  • El grupo mayoritario de la oposición, Más Madrid, ha denunciado que Almeida ha dejado fuera del nuevo contrato de limpieza municipal a las zonas interbloque. La basura y la suciedad se acumula en ellas desde hace meses 

  • El concejal José Luis Nieto: “Hay calles en Villaverde y algunos polígonos de San Blas que están en un estado lamentable. Exigimos que se solucione esta situación cuanto antes”

Plásticos, latas, hojas en descomposición y suciedad en general llevan acumulándose como nunca desde hace casi tres meses en algunos barrios de Madrid, concretamente en las zonas interbloque. El grupo mayoritario de la oposición, Más Madrid, ha denunciado que Almeida ha dejado fuera estos espacios de la ciudad del nuevo contrato de limpieza municipal y que, además, se han quitado las papeleras de ciertas calles y aún no se han repuesto. El propio Ayuntamiento ha admitido a Más Madrid que las zonas interbloque no están en los pliegos que entraron en vigor el pasado 1 de noviembre de 2021.  

El concejal de Más Madrid José Luis Nieto ha manifestado, en la comisión de Medio Ambiente celebrada este lunes, que diversos vecinos y vecinas alarmados por la situación que viven han enviado quejas a Más Madrid. El grupo municipal ha exigido al delegado de Medio Ambiente que solucione esta situación cuanto antes y que se trate a todos los madrileños y madrileñas por igual en cuestión de limpieza. 

“Esta situación afecta sobre todo a los distritos del sur y el este de Madrid, donde se concentran las zonas interbloque. Hay algunas, como San Cristóbal de los Ángeles o Ciudad de los Ángeles en Villaverde, o algunos polígonos de San Blas, que están en un estado lamentable: las hojas secas están ya en descomposición, la basura se amontona en los rincones, incluso se acumulan bolsas de excrementos caninos junto a las farolas donde antes había papeleras”, ha contado Nieto. 

“Otro ejemplo es la Lonja de Moratalaz, en la que los comerciantes se encontraron una mañana con que habían desaparecido las papeleras. De hecho, aún se ven las señales de las bridas que las sujetaban en la pintura de los soportes”, ha contado el concejal, quien ha criticado que, al perder el servicio de limpieza, en las calles de las zonas interbloque “se acumula la suciedad como nunca se había visto”.   

Más Madrid, que ha exigido al Gobierno municipal que solucione esta situación injusta y de insalubridad, ha reprochado que Almeida haya redistribuido las papeleras de estos barrios del sur y del este de la capital. La Dirección General de Limpieza ha reconocido a Más Madrid que se ha “procedido a la redistribución de papeleras de modo que aquellas que se encontraban en zonas en que no se presta servicio con el nuevo contrato se han trasladado a ubicaciones en las que sí hay una frecuencia de limpieza asignada”. Es decir, que muchas calles peatonales y plazas han dejado de limpiarse desde el 1 de noviembre porque tampoco están consideradas como zonas verdes, que tienen su propio contrato. 

Fuente: masmadrid.org

#AlmeidaDimision#limpiezabasuraespacios interbloque