Almeida estudia la tala de otros 1.008 árboles en Villaverde para la construcción de un centro logístico

La petición, que parte de la Junta de Distrito para el desarrollo de un proyecto de la empresa GLP, está pendiente de la decisión del área de Medio Ambiente, donde los informes de los técnicos han de dar su aval

El Ayuntamiento de Madrid tiene sobre la mesa otra tala masiva. Esta vez es en Villaverde, distrito de botánico nombre que podría perder más de un millar de árboles si se lleva a cabo la petición de su Junta Municipal para llevar adelante un proyecto de construcción de un centro logístico. Estará situado junto a la M-40, al lado del parque forestal Julio Alguacil Gómez y se llevará por delante más de 500 pinos y 317 cedros, según los documentos a los que ha tenido acceso este periódico.

El proyecto lo impulsa GLP, una empresa de gas licuado que quiere levantar allí una zona logística compuesta por siete naves, para lo que prevé utilizar una enorme zona de aparcamiento y talar casi todos los árboles de su entorno en dos fases de obras. Solo se conservarán 60 de los 1.068 actualmente existentes.

La Junta de Villaverde pidió hace unos meses al área de Medio Ambiente el estudio de esta tala masiva, después de identificar cada uno de los árboles afectados, entre los que abundan los pinos y los cedros, aunque también se contabilizan cipreses, plátanos de sombra, tuyas, olmos o incluso un madroño. La mayoría son ejemplares que superan los 50 años de edad.

El proyecto se encuentra a día de hoy en la mesa del área que dirige Borja Carabante, cuyos técnicos estudian si autorizar la tala, informan fuentes municipales a Somos Madrid.

Si sale adelante en los términos trasladados por la Junta de Villaverde, la empresa impulsora deberá compensar la tala al Ayuntamiento con 48.477 ejemplares de pequeño tamaño (entre 19 y 50 centímetros de altura, salvo en el caso de los pinos que irían de 60 a 80), valorados en algo más de 55.000 euros. El Ayuntamiento de Madrid exime de la compensación en 60 casos de árboles dañados o secos y en otros 6 de pequeño tamaño. “No es preceptiva su reposición”, asegura el informe consultado por este periódico.

Para hacerse una idea de las dimensiones de esta tala, basta con comparar la compensación a la que estaría obligada GLP, más del doble que la que tendrá que abonar la Comunidad de Madrid por las talas previstas en la ampliación de la línea 11 de Metro (19.513 árboles). En este último caso el Gobierno de Ayuso ha reculado de momento parcialmente ante las protestas vecinales.

Un proyecto definido como “sostenible”

El centro logístico de GLP en Villaverde que ocasionaría el millar de talas fue anunciado el pasado verano. Tendrá el nombre de Oaxis y se definía entonces como “un gran parque logístico sostenible” sobre 273.000 metros cuadrados, según la nota de prensa distribuida por la compañía, que algunos medios digitales recogieron.

Recreación del centro logístico sobre el actual aparcamiento y área con árboles de Villaverde / GLP

“Oaxis se enfoca tanto en la comunidad como en la sostenibilidad porque, para GLP, es fundamental mimetizarnos con el entorno y aportar a la comunidad, al mismo tiempo que generamos riqueza y empleo en la zona”, aseguraba la empresa que ha solicitado la tala.

En este “gran ecosistema logístico” la compañía prevé albergar “múltiples zonas verdes y comunitarias como pistas deportivas, gimnasios al aire libre, jardines urbanos, restaurante, zonas de carga eléctrica, parking para bicicletas y pista de running”.

Más Madrid: “Obsesión arboricida de Almeida”

La posible tala ha sido criticada por Más Madrid, partido que asegura que “continúa la obsesión arboricida de Almeida, talas de árboles indiscriminadas con cualquier excusa, obras públicas o privadas”, asegura Eduardo Rubiño, diputado en la asamblea de Madrid y en las listas electorales de Rita Maestre a la alcaldía. 

“Entre las talas de Madrid Río, las de otras plazas y calles de nuestra ciudad, la pérdida de 95.000 árboles por Filomena… Madrid no se puede permitir perder más árboles. Afecta al aire que respiramos, a nuestra salud”, asegura el diputado de Más Madrid. También señala que Villaverde es uno de los puntos más contaminados de la ciudad: “Estos días tiene la concentración más alta de dióxido de nitrógeno de todas las estaciones de medición. Los vecinos y vecinas de Villaverde no se merecen tener menos árboles ni tener otra iniciativa privada que implica atraer más tráfico y más humo al distrito”.

Fuente: Diego Casado en eldiario.es
Foto: Zona de las talas de árboles solicitadas en Villaverde | Somos Madrid

.
Almeida DimisiónGLPmedio ambientetalas de arboladoVillaverde