Sin publicidad este diario no existiría, queremos disminuirla, con tu ayuda podemos conseguirlo...

“Almeida desperdicia la oportunidad de transformar la ciudad al incumplir los Acuerdos de la Villa”, Más Madrid

Más Madrid denuncia que Almeida desperdicia la oportunidad de transformar la ciudad al incumplir los Acuerdos de la Villa

● El grupo municipal critica que proyectos ambiciosos, como una red de transporte público de buses de alta capacidad o la peatonalización de calles, no se están llevando a cabo

● La portavoz de Más Madrid, Rita Maestre: “La pandemia y los acuerdos de la Villa eran una oportunidad para impulsar un nuevo modelo de ciudad. Almeida la ha desaprovechado, se ha empeñado en no hacer nada por Madrid ”

● La vivienda es otro de los grandes temas abandonados por Almeida, no se ha creado el Fondo Social de ayudas, ni los puntos de orientación jurídica, ni el Observatorio en materia de vivienda

Rita Maestre, sobre los incumplimientos de Almeida con los Acuerdos de la Villa, unos acuerdos para que nuestra ciudad se recupere tras la pandemia.

“Almeida ha desperdiciado la oportunidad de transformar la ciudad. Ha pasado más de un año de la aprobación de los Acuerdos de la Villa y el alcalde aún no ha movido un dedo para hacer proyectos que harían progresar Madrid, no quedarnos atrás”. Así de contundente se ha mostrado la portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, tras la reunión para hacer balance de las medidas para reconstruir Madrid pactadas por todos los grupos municipales.

Asimismo, la portavoz ha subrayado que Almeida también ha desaprovechado la posibilidad de colaborar con una oposición responsable, que se ofreció para aportar ideas. “Los Acuerdos de la Villa pueden convertirse en una mera operación estética y comunicativa de no cumplirse. Madrid no se puede permitir a un alcalde que no hace nada”, ha sentenciado Maestre.

Para el grupo municipal, la paralización ocasionada por la pandemia en el 2020, que ha supuesto una catástrofe humana, económica y social sin precedentes, también ha sido una oportunidad para repensar el modelo de ciudad. Urbes como París, Estocolmo o Barcelona sí han aprovechado la ocasión para mejorar la movilidad,  organización o urbanismo, entre otros.

Acuerdos incumplidos para cambiar la ciudad y vivienda

El propio Gobierno municipal ha reconocido que todavía no se ha creado una red de transporte público, partiendo de la planificación existente de la M-35, basada en autobuses de alta capacidad que conecte entre sí los distritos de la periferia así como del norte y el sur de la ciudad. 

Tras varios meses de cambios, se han reducido a seis los cortes de tráfico para crear calles peatonales en fines de semana y festivos en toda la ciudad. Las peatonalizaciones permanentes tampoco se han afrontado con responsabilidad y valentía. Pese al acuerdo de aplicarlas en todos los distritos, el Gobierno municipal ha optado en muchos casos por viales ya previamente semipeatonalizados o de poquísima longitud.

Asimismo, la gestión de EMT está siendo reprochable. El incremento de aportación del ayuntamiento para compensar la falta de ingresos tarifarios ha sido insuficiente respecto a lo que la propia empresa podría generar si no se externalizara todo lo que es rentable, como los aparcamientos de rotación. Una buena gestión de BiciMAD también garantizaría que se ingresara el 100% del importe previsto.

Desde el punto de vista de la infraestructura ciclista y peatonal no se han dado pasos adelante. Solo se han construido 12 km de carriles bici que ni son seguros ni se conectan con el resto de carriles de la ciudad. Las peatonalizaciones que se han hecho en los distritos (no en todos) son tan poco ambiciosas que parecen más maquillaje que un modelo planificado para mejorar la movilidad peatonal en los barrios.

Otro incumplimiento flagrante de los Acuerdos de la Villa se produce en materia de vivienda. Los problemas de la población para encontrar y afrontar el pago del alquiler, entre otros, se han agravado con la pandemia. El alcalde, lejos de actuar por la población madrileña, le da la espalda al no crear el Fondo Social de Vivienda, ayudas municipales para los casos de emergencia habitacional que se han producido a causa de la crisis de la Covid- 19. 

Tampoco se han creado los comprometidos puntos informativos en las Juntas Municipales de Distrito con servicios de orientación jurídica en materia de vivienda ni un Observatorio para tener información pública y poder tomar decisiones de acuerdo a la realidad y que se pueda limitar el precio de los alquileres. Medidas que cobran más sentido ahora que se está negociando una Ley de Vivienda estatal.
Fuente: masmadrid.org

AlmeidaBiciMadEMTFondo Socialley de viviendarita maestre