74 fuentes que los madrileños hubieran agradecido… a 39 grados

El Gobierno de Almeida ha dejado sin ejecutar parte del convenio cerrado durante el mandato de Manuela Carmena, que preveía la instalación de 284 nuevas fuentes en los 21 distritos de Madrid antes de que acabara 2020, según denuncia Más Madrid

Madrid llegó a registrar este martes 38,7 grados de máxima. Durante el jueves, la temperatura no bajó en ningún momento del día de los 25 grados, según la estación colocada en el parque del Retiro. En esta ola de calor que ha adelantado el verano, los ciudadanos que pasean estos días por las calles y quieren llenar sus botellas o refrescarse unos minutos se encontrarán con que una de cada diez fuentes de la ciudad está fuera de servicio. La situación empeora en barrios como Villaverde o Arganzuela, donde el 26% de los grifos están rotos. El Ayuntamiento de Madrid se había comprometido a poner 284 fuentes antes de 2020, pero pasados tres años de Gobierno todavía quedan 74 sin instalar pese a que el proyecto de renovación de estos surtidores públicos está presupuestado y aprobado desde la legislatura anterior.

Los planes de área de Medio Ambiente y Movilidad eran instalar 284 nuevas fuentes, todas ellas accesibles a los ciudadanos, en los 21 distritos de la ciudad antes de que acabara el año 2020. En concreto, estaba prevista la instalación de 145 fuentes durante 2019 y otras 139 en 2020, para que al finalizar ese periodo de tiempo la ciudad de Madrid contara con 1.996 fuentes en funcionamiento. Según ha reconocido el propio Ayuntamiento tras una petición de información de Más Madrid, de esas 284 fuentes previstas en el acuerdo marco, 74 se han quedado por instalar a pesar de ser un servicio muy demandado por la ciudadanía.

El grupo de Rita Maestre asegura que en 2015, cuando Manuela Carmena llegó a Cibeles, “prácticamente ninguna fuente funcionaba”. “Tan solo una de cada tres estaba en servicio. Había 1.488 fuentes y solo funcionaban 457”, lamentan. El equipo de Gobierno puso entonces en marcha un plan urgente para recuperar fuentes, para lo cual más de 200 tuvieron que ser reubicadas mientras se instalaban otras nuevas.

Según los datos que tienen, “la última fuente la pusieron en abril de 2021 y se entiende, por tanto, que ya han dado por concluido el contrato marco, a pesar de que podrían haber puesto hasta las 284 fuentes y haberlo prorrogado al menos hasta este 2022”. “En algunos distritos como Vicálvaro solo se han puesto 3 fuentes frente a las 9 previstas”, denuncian. Más Madrid cree que todo esto es fruto de la “dejadez” de Almeida por la ciudad y lo achaca a “su falta de interés por lo que ocurre en las calles”.

Según el repaso que han hecho, basándose en los datos abiertos del propio Ayuntamiento, en la actualidad un 10% de las fuentes madrileñas no funcionan, y 37 de ellas están en vía pública pero junto a centros deportivos. Esta situación afecta de forma desigual a los distintos barrios: en Villaverde o Arganzuela, el 26% de las fuentes no funcionan; seguidas de Moratalaz y Vicálvaro, con un 17%. En cambio, en otros distritos casi todas las fuentes están en buen estado. Un ejemplo es Centro, donde tan solo un 4% están sin funcionamiento; o Salamanca, con un 5% fuera de servicio. Más Madrid concluye que hacía años que no se alcanzaba un porcentaje tan alto de fuentes fuera de servicio: “Desde que hay datos en el Portal de Datos Abiertos del Ayuntamiento, es decir, desde 2016, no había habido ningún año con un porcentaje tan alto de fuentes cerradas”.

Según el contrato marco aprobado y diseñado en la etapa de Carmena por el área de Movilidad y Medio Ambiente, que dirigía Inés Sabanés, las diez primeras fuentes estaban previstas en los distritos de Centro y Latina. La primera fue en la plaza de Santa Ana y las demás en los siguientes puntos: plaza de Jacinto Benavente con plaza del Ángel; plaza de la Guardia de Corps; paseo de Recoletos, 17; plaza del Carmen con calle de las Tres Cruces, 2; plaza de la Villa; y calle Augusto Figueroa con calle Válgame Dios. En Latina, se colocaron 68 fuentes. A estas fuentes de Centro y Latina siguieron la instalación de otras cuatro en Arganzuela; tres en Chamartín; tres en Usera y cuatro en Barajas.

Un proyecto de presupuestos participativos de 2 millones de euros

Con la puesta en marcha del acuerdo para la instalación y el mantenimiento de las fuentes, el Consistorio anterior quiso atender a uno de los cinco proyectos ganadores de las ediciones de los presupuestos participativos de Decide Madrid; entre ellos, figuraba la propuesta de Ecologistas en Acción para colocar 100 nuevas fuentes en el distrito Centro. Finalmente, 96 de ellas se ubicaron en Centro y se instalaron entre 9 y 10 en otros distritos.

El acuerdo fue cerrado con una vigencia de 26 meses, con posibilidad de prórroga. El proyecto comenzó a fraguarse en agosto de 2018 con la idea de que finalizara en el mes de septiembre de 2020, con un presupuesto total que ascendió a casi dos millones de euros con los que se cubrían los trabajos de instalación –1.695.891,25 euros– y el suministro e instalación de la fuente de beber; la obra civil necesaria para el suministro de agua y la obra de saneamiento para el desagüe de la fuente, con la reposición final de pavimentos, caminos o praderas. Para los trabajos de mantenimiento y conservación fueron destinados 263.660,13 euros.

Según el proyecto, el coste medio para la instalación de cada nueva fuente rondaba los 6.000 euros–IVA incluido–. En este importe se incluía la obra civil necesaria, las conexiones a las redes de agua y alcantarillado y la propia fuente.

El Ayuntamiento de Carmena presumió a su llegada a Cibeles de haber devuelto al funcionamiento más de 1.000 fuentes. “De las fuentes que han vuelto a funcionar, 217 han necesitado ser reubicadas o reacondicionadas con alguna pequeña obra de adecuación. Las fuentes que están aún fuera de servicio van a continuar recuperándose, por lo que el Ayuntamiento tiene previsto que el 95% de las fuentes esté en funcionamiento en 2020”, prometían. Pero al perder las elecciones estos planes quedaron aparcados.

Durante la pandemia, el Ayuntamiento de Almeida cerró el suministro de todas las fuentes de la ciudad y prohibió el consumo de ese agua por motivos de higiene. Los surtidores volvieron a funcionar en mayo de 2021, salvo los de los centros deportivos, que continuaron un tiempo sin estar operativos. El Gobierno municipal aseguró entonces que quería “dar prioridad” a las fuentes “más céntricas” y a las ubicadas “en parques de mayor uso”. Por ello comenzaron a purgar tuberías y a limpiar pulsadores para que todas estuvieran en condiciones lo largo del mes de junio. Un año después, como ha comprobado Más Madrid, los objetivos del convenio marco tampoco se han cumplido.

Esta redacción ha preguntado al Ayuntamiento los motivos por los que no se han instalado en Madrid todas las fuentes previstas en el citado contrato, pero desde el Consistorio han señalado que esos datos los darán en la comisión de Movilidad y Medio Ambiente prevista para el próximo lunes.

Fuente: Carmen Moraga en eldiario.es

Almeida DimisiónAyuntamientofuentesmedio ambienteola de calor