#1Mayo | Todos contra el fascismo: Ministros y ministras, Sindicalistas y Candidatos del #4M, “Sí se puede”

Los ciudadanos que aguardaban en las aceras al paso de la manifestación aplaudían al paso de los candidatos de las fuerzas progresistas al grito de “sí se puede”, “vamos todos juntos”, “sanidad pública” y “que viva la lucha de la clase obrera “

#1Mayo,  Laura Olías en eldiario.es

Este Primero de Mayo ha sido muy político. La marcha de Madrid cuenta este año con una presencia poco habitual: la de la ministra de Trabajo y vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz. Se trata de la primera responsable de la cartera de Trabajo desde la Segunda República que acude y marcha con los sindicatos mayoritarios en esta fiesta del movimiento obrero.

Pero, además, se ha dado otra imagen inédita. No solo ha acudido la responsable de Trabajo, como ya anunció ayer, sino que la manifestación ha contado con la participación de la vicepresidenta Carmen Calvo y de otros cuatro ministros, José Luis Ábalos, Irene Montero, Ione Belarra y José Manuel Rodríguez Uribes.

Al inicio de la marcha, la vicepresidenta Carmen Calvo ha acudido acompañando a sindicalistas de UGT, mientras que Yolanda Díaz se ha rodeado de representantes de CCOO y, finalmente, han confluido todos juntos en la cabecera de la marcha.

Pero casi el mismo protagonismo han tenido, sobre todo por parte de los asistentes a la manifestación, los candidatos de PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid a los comicios del 4M, Ángel Gabilondo, Pablo Iglesias y Mónica García. Los tres han avanzado en la manifestación tras los líderes de los sindicatos mayoritarios y una columna de representación de trabajadoras y trabajadores esenciales.

#1Mayo,  Pablo ‘Pampa’ Sainz en elsaltodiario.com

Había ganas de manifestación tras la inédita suspensión de los actos del Primero de Mayo en 2020, en plena pandemia. Más cuando el crispado contexto electoral que vive Madrid a apenas cuatro días de las elecciones regionales, tiene a unas buscando arrancar los últimos votos y a otros, conscientes de que después de las urnas, como siempre y más después de la parálisis del coronavirus, toca recuperar las calles.

Se notaba en cada uno de las manifestaciones que las elecciones están a la vuelta de la esquina, no solo porque en el transcurrir iban atravesando militantes de unos y otros partidos apostados en las esquinas echando el resto en la distribución de su propaganda electoral, sino sobre todo en las charlas de los encuentros postergados. ¿Qué va a pasar martes? ¿Vas a votar? También en los gritos y cantos contra el fascismo y la ultraderecha.

La presencia de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en la manifestación organizada por los sindicatos Comisiones Obreras y UGT marca un hito en la historia de los actos conmemorativos del Primero de Mayo

Fuera de los focos mediáticos, otras manifestaciones también sacaron sus reivindicaciones a la calle. La más colorida, la que unía las voces de los sindicatos CGT (cuyos actos centrales este año, se realizaban en Ceuta) y CNT junto a una gran cantidad de colectivos sociales entre los que destacan el Sindicato de Manteros, La Comisión 8M, El Orgullo Crítico, La Asociación Madrileña de Ayuda Domicilio Dependencia, la Coordinadora de Vivienda o la Red de Jóvenes y Trabajadoras Precarias, entre otras.

Fuente: Pablo ‘Pampa’ Sainz

La manifestación, bajo el lema “Juntas por un Primero de Mayo Interseccional y de Clase. Que la crisis la paguen los capitalistas” recorrió la calle Toledo desde la Plaza Mayor a Puerta de Toledo con lemas y pancartas que dejaban en claro la diversidad de la clase trabajadora. Con una fuerte presencia de colectivos migrantes, antirracistas y transfeministas, los gritos contras el fascismo se entremezclaban por proclamas por el cierre de los CIE, por la regularización de las personas en situación irregular, por la dignificación de los trabajos de dependencia, o por el reconocimiento de los trabajos del hogar.

Desde Atocha a la Plaza Jacinto Benavente, en simultáneo a las otras, una importante afluencia registró también la convocatoria de los sindicatos Solidaridad Obrera, Cobas, Alternativa Sindical de Clase, el SAS y la Plataforma Sindical E.M.T. Destacaba la presencia de un numeroso grupo de jóvenes anarquistas que encendieron bengalas al paso de la Plaza de Anton Martin.

Una cuarta manifestación se desarrolló alejada de los ruidos del centro de la capital. Organizada por CNT-AIT, transcurrió entre Valdeacederas y la glorieta de Cuatro Caminos, reivindicando los derechos de la clase trabajadora.

#1Mayo, en Contrainformacion.es

… Y van dos. Dos 1º de Mayo en los que la pandemia se ha metido hasta el tuétano de nuestras vidas, donde otra vez las manifestaciones en las calles se construirán desde la firmeza, compaginando la presencia física y virtual, pero con el mismo carácter reivindicativo que en el Congreso Obrero Socialista de la II Internacional en el París de 1889, cuando se acordó celebrar esta jornada de lucha y de homenaje a los ‘Mártires de Chicago’ de 1886.

Hemos aprendido mucho en este año duro; aprendimos que las políticas neoliberales del capital matan; que el proceso de privatización que la derecha ejecuta desde hace años ha demostrado que teníamos una grave carencia de servicios sanitarios que protegieran nuestras vidas; que la dicotomía entre beneficios y vida la han resuelto a favor del capital, como ocurre en la Comunidad de Madrid y su canibalismo privatizador.

Hemos aprendido también que aquellos países que no llevan en su ADN el Estado de Derecho y la protección social, están a la deriva; y hemos recordado que el fascismo no está muerto, sino que da coletazos para intentar volver con sus mentiras en un período donde no existían los derechos fundamentales de nuestra Constitución.

Es indispensable profundizar, junto con los sindicatos de clase, en una legislación de protección a la salud en el trabajo, para evitar que miles de profesionales de los servicios básicos -en especial los sanitarios- paguen con su vida la falta de material y medios efectivos , así como de protocolos que garantizan la seguridad en el trabajo.

Sabemos que destinando los recursos a salvar el empleo en vez de a subvencionar a las grandes empresas ya la Banca, como imponen las políticas neoliberales, conseguiremos que se pierdan menos puestos de trabajo y que las familias pueden soportar mejor esta terrible crisis.

Hemos trabajado junto a los sindicatos para poner en marcha históricas de anteriores 1º de Mayo: el Ingreso Mínimo Vital, el apoyo a los sectores más afectados por el COVID, presionar para que las políticas de la Unión Europea no repitan el austericidio, sino que busquen una Europa más cohesionada y social, estableciendo políticas efectivas para luchar por la igualdad salarial de género o contra los falsos autónomos.

Ahora sabemos que se puede defender el salario diferido de los trabajadores y las trabajadoras de nuestro país, estableciendo políticas de protección al consumidor frente a las grandes multinacionales.

Y hemos aprendido a hacer todo eso de la mano de multitud de colectivos, desde los sindicatos hasta las mareas en defensa de la sanidad o la escuela pública, en las calles con las manifestaciones feministas o en defensa de las pensiones; defendiendo el derecho a la vivienda, enfrentándonos a la Banca y sus inhumanos desahucios, o haciendo más efectivas las acciones de inspección de trabajo.

Todo ese aprendizaje lo hemos llevado a la política para que sus necesidades se conviertan en ley, creando redes de apoyo para todas ellas.

Pero aún queda mucho por hacer y por eso desde Izquierda Unida defendimos y exigimos los derechos que reclaman la mayoría social. Tenemos que fortalecernos frente al intento del capitalismo de reinventarse tras la pandemia. Este es un 1º de Mayo para presionar a aquellos que pretenden imponer nuevos recortes tras el COVID, quienes pretenden reducir los derechos laborales conquistados durante años, quienes quieren frenar nuestra lucha por la igualdad efectiva en el ámbito laboral.

Nos enfrentamos a aquellos que apuestan por anular o reducir la capacidad de intervención en las organizaciones de clase para aprovechar la crisis y establecer una reducción de salarios generalizada.

Desde Izquierda Unida exigimos en este 1º de Mayo frenar las nuevas deslocalizaciones de sectores fundamentales de nuestra economía. No es de recibo que las multinacionales se embolsaran ingentes cantidades de subvenciones sacadas de nuestros impuestos y que ahora decidan cerrar instalaciones completas para maximizar beneficios o reducir empleo a través de EREs. No vamos a permitir que condenen a comarcas enteras al desempleo ya la miseria. Reivindicamos una política industrial que nos saque del bucle de la dependencia casi absoluta del sector servicios y del turismo.

La Banca privada sigue aumentando sus beneficios a base de destruir empleo. Ya van más de 100.000 puestos de trabajo perdidos en el sector en los últimos 10 años, a pesar de la inyección de dinero público a través de subvenciones directas (Bankia y sus sucesivas fusiones) o indirectas (la deuda de 35.000 millones del llamado ‘banco malo ‘que creó el PP que nos ha estallado en la cara) A esta sangría se le suma ahora CaixaBank y BBVA, con cerca de 11.000 despidos entre ambas entidades.

Es posible otra política que reparta la riqueza y para ello hay que hacer más fuertes a los trabajadores y trabajadoras a través de sus sindicatos y con ellos, al igual que hicieron ya los sindicalistas de Chicago, exigir un mundo más justo e igualitario.

VIVA LA JUSTICIA SOCIAL. VIVA LA CLASE OBRERA. VIVA EL 1º DE MAYO. Izquierda Unida

#1Mayo, en Cuatrocerocuatro.org

Fuente: cuatrocerocuatro.org

Ampliación @carabanchelnet

#1MayoDía Internacional de los TrabajadoresDía Internacional del Trabajosindicatos