Almeida ultima un plan exprés para legalizar cientos de pisos sobre las Cocheras de Cuatro Caminos anulados por el Supremo

El área de Desarrollo Urbano intentará aprobar este mes una modificación del PGOUM que el Ayuntamiento de Madrid tenía preparada si la sentencia del Supremo, que ha paralizado la construcción de 443 viviendas, le era desfavorable

Vuelco en el caso de las Cocheras de Cuatro Caminos, las históricas instalaciones de Metro que desaparecieron hace más de un año para dar paso a una promoción inmobiliaria de 443 viviendas. El Tribunal Supremo comunicó este viernes la anulación del plan urbanístico que lo sustenta, una modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM) efectuada en 2014 por Ayuntamiento y Comunidad para dar luz verde a una operación cuestionada por fuerzas de la sociedad civil.

La sentencia del Supremo confirma la que ya firmó el TSJM hace un año: que la modificación fue aprobada sin el preceptivo estudio o memoria de sostenibilidad económica, lo que la anulaba de facto. Además se niega a aceptar una modificación posterior durante la ejecución del fallo. Una victoria judicial en toda regla para asociaciones como Madrid Ciudadanía y Patrimonio (MCyP), que inició la batalla judicial, y una derrota para Ayuntamiento, Comunidad y la cooperativa Residencial Metropolitan, promotora de la operación, cuyo recurso ha sido desestimado.

Pese al dictamen de los tribunales, el Ayuntamiento de Madrid está decidido a que la promoción urbanística sobre las antiguas cocheras siga adelante. Fuentes del área de Desarrollo Urbano han confirmado a este periódico que contempla un plan exprés para que las obras estén paradas el menor tiempo posible: intentarán aprobar una modificación del plan general este mismo mes, para resolver las carencias destapadas por la sentencia.

El equipo del delegado del área, Mariano Fuentes, considera que el fallo judicial “no se mete en el fondo de lo proyectado sino en la falta de determinados documentos no incluidos en la aprobación inicial”. Por ello llevan “meses trabajando” en este plan B para legalizar la construcción de 443 viviendas de altas calidades distribuidas en varios edificios –uno de ellos de 35 plantas y 105 metros, el más alto de Chamberí–, además de varios equipamientos públicos y un parque. Debajo del complejo se ubicarán las nuevas cocheras de Metro, subterráneas.

Un solar polémico desde 2014

Metro de Madrid vendió en 2014 el solar que ocupan las Cocheras de Cuatro Caminos. Lo hizo por 88 millones de euros a la citada cooperativa, reunida alrededor de la promotora Ibosa. Su proyecto, que fue modificado durante la legislatura de Manuela Carmena, fue muy discutido por asociaciones de Chamberí, el distrito sobre el que se asienta, que reclamaban el valor de estos talleres del suburbano, un patrimonio industrial único en Madrid tanto por su diseño como por su antigüedad.

Agrupadas bajo la plataforma Salvemos las Cocheras de Cuatro Caminos, varias asociaciones se dedicaron durante años a explicar la importancia de este espacio (para el legado queda esta página web con abundante información histórica) y también a levantar un muro judicial “que impidiera la pérdida del patrimonio”, explicaban. Primero pelearon en los tribunales para que todo el complejo fuera declarado Bien de Interés Cultural (BIC) para su protección definitiva y después intentaron demostrar que los cambios urbanísticos para albergar la operación fueron ilegales. El TSJM y ahora el Supremo les han dado la razón en lo segundo.

A pesar de los tribunales, el derribo de las cocheras se consumó el 8 de junio de 2021 gracias a un permiso de demolición concedido por el Ayuntamiento de Madrid, aprovechando que la sentencia del TSJM estaba recurrida en el Supremo y no era firme. La historia de los primeros talleres, almacenes y garajes del Metro de Madrid, construidos en 1919, quedó reducida a escombros en un solar sobre el que ahora está paralizada la construcción de cientos de viviendas.

Sabedores de su probable victoria en la sala de juicio, las asociaciones demandantes propusieron convertir parte de las cocheras en un museo del suburbano y hacer compatible el proyecto urbanístico con el patrimonial, pero ni Comunidad de Madrid, ni Ayuntamiento ni Residencial Metropolitan se mostraron abiertos a negociarlo.

Comparación del tamaño de la Torre Metropolitan respecto al Edificio España. MCyP

En juego está la consecución o no de un proyecto que incluye levantar seis edificaciones con 58.500 metros cuadrados y que fue aprobado de forma definitiva en julio de 2019 por el Ayuntamiento de Madrid. Votaron a favor PP, Ciudadanos, Vox y Más Madrid. Solo el PSOE se opuso a esta operación urbanística que sacó adelante el Gobierno de Almeida pero que dejó lista el de Manuela Carmena.

En el momento de su aprobación, el Ayuntamiento de Madrid calculaba que las obras de construcción de las viviendas durarían cinco años y puso como fecha de ocupación de las mismas agosto de 2024. A día de hoy, que todo el proyecto acabe en los dos años que restan para esa fecha es cuanto menos incierto.

Fuente: Diego Casado en eldiario.es
Foto: Derribo de las Cocheras de Cuatro Caminos durante la primavera de 2021 | MCyP

También podría interesarte