10 consejos para ahorrar en la próxima declaración de la renta y que se pueden hacer estas últimas semanas del año

Gestha aconseja aprovechar la recta final del año para ahorrar hasta 2.893 euros en la factura fiscal de 2021

Recientemente, como cada año por estas fechas, publicamos un decálogo con recomendaciones para aprovechar el mes de diciembre para ahorrar hasta 2.893 euros en la próxima declaración de la renta.

Si bien es cierto que las mayores ventajas fiscales benefician a los contribuyentes con mayores sueldos y patrimonios, también es verdad que hay una serie de cuestiones a tener en cuenta por parte de la mayoría de los ciudadanos, independientemente de sus salarios e ingresos, para reducir su factura fiscal. 

Todavía estamos a tiempo, por ejemplo, para hacer aportaciones a los planes de pensiones, cuyo límite se ha visto modificado este año, pasando de los 8.000 a los 2.000 euros. En consecuencia, tanto si en las aportaciones realizadas no se ha alcanzado esa cantidad como si no se ha hecho ninguna aportación, puede barajarse la posibilidad de realizar o completar esta aportación hasta los 2.000 euros, lo que reducirá la base imponible. Asimismo, debe considerarse que a partir del 1 de enero del año que viene, este límite de la reducción por aportación en el plan de pensiones se va a rebajar a los 1.500 euros.

Otra cuestión a valorar es la deducción por adquisición de vivienda habitual, aunque solo para quienes venían practicándola antes del 1 de enero de 2013. Se trata de una posibilidad de deducir en la cuota un 15% respecto de las cantidades invertidas hasta los 9.040 euros, de forma que, si lo invertido entre amortización en intereses de nuestro préstamo hipotecario no ha alcanzado dicho importe, puede valorarse la posibilidad de hacer un pago adicional en el préstamo hipotecario hasta llegar a ese límite.  

Por otro lado, si en el último año se ha vendido la vivienda habitual, se puede compensar la ganancia patrimonial sin tributar por ella reinvirtiendo la ganancia completa, o una parte de ella, en una nueva vivienda que sea nuestra residencia habitual. Si la venta de vivienda habitual la realizan mayores de 65 años, el aumento de patrimonio resultante, en su caso, no tributará en ningún caso, como tampoco lo harán las ganancias de patrimonio que obtengan tras la venta de otros bienes, siempre y cuando la cantidad ganada no supere los 240.000 euros y se invierta en una renta vitalicia en un plazo de seis meses.

También es posible compensar pérdidas con ganancias. Así, si existen ganancias patrimoniales por haber vendido una vivienda o cualquier otro bien, es posible aplicar una pérdida patrimonial que se puede tener, por ejemplo, en acciones o fondos de inversión. De igual modo, si no existen ganancias patrimoniales, para compensar pérdidas puede recurrirse a los rendimientos de capital mobiliario. 

Respecto a las aportaciones a fundaciones o las donaciones a entidades u ONG sometidas a la ley de fundaciones, debe recordarse que puede reducirse el 80% de los primeros 150 euros donados y un 35% del resto. Asimismo, las aportaciones a partidos políticos, como las cuotas de afiliación, suponen una deducción del 20%, siempre y cuando se aplique un limite máximo de 600 euros de aportación en este año. 

Por último, las cotizaciones a sindicatos permiten la deducción de los rendimientos del trabajo, al igual que las aportaciones a los colegios profesionales. En este último caso con un límite de 500 euros, mientras que para los gastos en defensa jurídica relacionados con el contrato de trabajo, que también son deducibles, la cantidad límite son los 300 euros.

Carlos Cruzado | Presidente de los Técnicos de Hacienda

10 consejos para ahorrar en la próxima declaración de la renta

 Principal novedad, baja a 2.000 euros la aportación máxima al plan de pensiones

Habitualmente, en los últimos meses del año conviene hacer aportaciones a los planes de pensiones o a los planes de previsión asegurados para lograr un ahorro fiscal en la declaración de la Renta del próximo año, señala los Técnicos de Hacienda.

La aportación máxima a planes individuales descendió desde los 8.000 euros aplicables hasta 2020 a 2.000 euros en 2021, y el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022 prevé reducir este límite a 1.500 euros.

Gestha recomienda aprovechar la recta final del año para reducir la base imponible del IRPF hasta agotar el límite con un plan de pensiones individual, siempre que estas aportaciones no superen el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas.

En caso de que se tenga previsto realizar aportaciones a un plan individual en las CCAA de régimen común, Gestha ve preferible aportar hasta un máximo de 2.000 euros antes del 31 de diciembre, anticipándose a la bajada del límite a 1.500 euros.

A la vista de cómo se ha reducido la ventaja de los Planes de Pensiones, los técnicos explican que sólo se necesita invertir en este mes otros 151 euros de media para alcanzar el nuevo límite de estas aportaciones para lograr un ahorro fiscal medio de 45 euros adicionales, dependiendo de la cuantía de los ingresos y de la comunidad autónoma de residencia.

Estimación del ahorro adicional medio por tramos de ingresos

Además, añaden que, a igualdad de importes invertidos en planes de pensiones, la ventaja fiscal para las rentas más altas ha aumentado al incrementarse en 2021 los tipos marginal en 2 puntos para las rentas de más de 300.000 euros, por lo que su ahorro fiscal supera en el 150% al de las rentas medias, y casi en el 250% al ahorro de las rentas más modestas.

Los contribuyentes que más invierten en planes de pensiones

2.- Aplicar la deducción por compra y renovación de la vivienda

Los técnicos aseguran que quienes compraron su vivienda habitual o realizaron algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013 seguirán disfrutando de la desgravación, siempre y cuando hayan tenido deducciones por dicha vivienda en 2012 o años anteriores.

De este modo, estos contribuyentes pueden deducirse hasta el 15% de las cantidades invertidas, con un límite de inversión de 9.040 euros. Teniendo en cuenta este techo, puede resultar interesante realizar un pago adicional -de 4.840 euros de media- para amortizar la hipoteca antes de que finalice el año para reducir la factura fiscal en 726 euros.

En este marco, Gestha recuerda las nuevas deducciones autonómicas del 10% en vivienda habitual en zonas rurales en riesgo de despoblación en Asturias; del 15% de la inversión en vivienda habitual en proyectos de aldeas modelo en Galicia; del 40% en instalaciones de autoconsumo de energía eléctrica o aprovechamiento de determinadas fuentes de energía renovables en vivienda habitual o segunda residencia particular en la Comunidad Valenciana; del 15 al 25% por residencia habitual en zonas rurales, del 15% por adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual en zonas rurales, o de 500 euros por traslado de vivienda habitual a un municipio de en zonas escasamente pobladas en Castilla-La Mancha.

Finalmente, se respetarán, con efectos desde el 1 de octubre de 2021, las deducciones en la cuota íntegra autonómica del IRPF por las cantidades satisfechas en inversión en las viviendas habituales destruidas tras la erupción del volcán de La Palma, incluidas las obras de rehabilitación energética o las de adecuación por discapacidad.

3.- Neutralizar la tributación de las ganancias de la venta de una vivienda habitual

Para quienes vendieran su casa este año, las ganancias obtenidas tributarán en la próxima declaración de la Renta, en función de su cuantía, entre el 19% y el nuevo tipo del 26% para rentas de ahorro y ganancias superiores a 200.000 euros, que entró en vigor en 2021. No obstante, los técnicos señalan que si se reinvierte total o parcialmente el importe en otra vivienda de carácter habitual será posible neutralizar este pago.

4.- Atención, mayores de 65 años

Están exentas las ganancias obtenidas por la venta de la vivienda habitual por los contribuyentes mayores de 65 años y también por personas dependientes severos o de grandes dependientes. De igual modo, Gestha aclara que están exentas las ganancias obtenidas por los mayores de 65 años por la venta de cualquier bien, hasta un límite máximo de 240.000 euros, siempre que con el importe total se constituya una renta vitalicia asegurada en un plazo de seis meses.

5.- Compensar las pérdidas con ganancias

Ser inversor en bolsa no sólo puede traer ganancias, sino también minusvalías. Por eso, Gestha avisa de que el final de año es un buen momento para hacer cuentas y compensar las pérdidas generadas en un fondo de inversión, acciones o derivados financieros con las ganancias patrimoniales obtenidas. Aquí es importante recordar que no se podrán adquirir esos mismos valores o similares en los dos meses anteriores o posteriores a la venta. Asimismo, los rendimientos de capital mobiliario positivos (intereses de títulos, venta de obligaciones o bonos, dividendos, etc.) se pueden compensar con rendimientos negativos.

Por otro lado, es posible compensar rendimientos de capital mobiliario negativos o positivos con ganancias y pérdidas patrimoniales con el límite del 25% del saldo positivo; es decir, se permite que el saldo de las pérdidas patrimoniales, una vez compensadas las ganancias, con los rendimientos positivos del capital mobiliario y viceversa.

Por tanto, si hubiese un rendimiento de capital mobiliario positivo sería recomendable, salvo en el País Vasco, materializar las pérdidas en venta de acciones y otros productos patrimoniales. Y si hubiera ganancias patrimoniales, compensarlas con rendimientos negativos de capital mobiliario.

6.- Planificar la venta de acciones

Los contribuyentes que prevean que sus rendimientos netos del trabajo serán inferiores a 16.825 euros deben vigilar, en la medida de lo posible, que no haya rentas de otro tipo, como por ejemplo ganancias patrimoniales por venta de acciones o rentas por alquileres de inmuebles, superiores a 6.500 euros, ya que en dicho caso perderían una reducción de rendimientos del trabajo que puede llegar hasta los 5.565 euros.

También las ventas de acciones pueden obligar a declarar a muchos contribuyentes que no tendrían obligación de declarar que tienen solo rendimientos de trabajo de menos de 14.000 euros con varios pagadores, o hasta 22.000 euros con un solo pagador o si los otros pagadores no llegan a 1.500 euros en total.

7.- Eximir hasta 60.100 euros si se trabaja en el extranjero

Los técnicos recuerdan que los rendimientos que se han obtenido por los trabajos realizados para empresas radicadas en el extranjero están exentos de tributación con un límite máximo de 60.100 euros anuales en el territorio común.

Eso sí, Gestha aclara que se podrá aplicar esta deducción siempre y cuando en el territorio en el que se realicen los trabajos se aplique un impuesto de naturaleza idéntica o análoga a la del IRPF y no se trate de un país o territorio calificado reglamentariamente como paraíso fiscal. Además, esta exención solo está destinada a desplazamientos temporales, ya que si el contribuyente es residente de otro país ya no tributaría en España.

8-. Premiar las ayudas a La Palma…

Gestha recuerda que el Gobierno de Canarias aprobó bonificar el 100% de las donaciones en metálico a quienes hayan perdido sus viviendas por la lava del volcán para que compren o inicien la construcción de otro inmueble en la isla de La Palma.

En este marco, sostiene que están exentas del IRPF las ayudas por daños personales, por lo que no se incluyen las ayudas previstas por daños o destrucción de la vivienda habitual o en elementos comunes de una comunidad de propietarios.

No obstante, para evitar que los ciudadanos afectados tuvieran una ganancia patrimonial en la base imponible general de la ayuda pública, que no podrían compensar con la pérdida patrimonial en la base imponible del ahorro por su vivienda destruida, los técnicos de Hacienda señalan que el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2022 prevé que las ayudas públicas para reparar la destrucción por la erupción volcánica no se integran en la base imponible del IRPF.

Más allá de La Palma, en esta recta final del año Gestha recomienda solicitar el certificado con los datos identificativos, fecha e importe donado a entidades solidarias, para aprovechar el aumento de la deducción por donativos, que aprobó el Gobierno en 2020, de hasta el 80% de los primeros 150 euros donados y el 35% del resto donado, que aumentó al 40% si la cantidad donada a la misma ONG no disminuye en cada uno de los tres últimos años, con el límite el 10% de la base liquidable.

9.- …y la ideología

Asimismo, las cuotas de afiliación y aportaciones a partidos políticos pueden reportar al contribuyente algún beneficio adicional, ya que suponen una deducción del 20%, limitada a una base máxima de 600 euros.

En paralelo, las cuotas sindicales y de colegios profesionales deducen de los rendimientos del trabajo -si bien las últimas con un límite de 500 euros-, así como los gastos de defensa jurídica de litigios en la relación laboral con el límite de 300 euros anuales.

10.- Incentivos para los ‘ángeles’ de los emprendedores

La deducción para amigos y familiares de tercer grado de los emprendedores es de un 30% de la inversión en la cuota estatal del IRPF al suscribir las acciones o participaciones de la sociedad, siendo la base máxima de la deducción de 60.000 euros anuales, limitada a una participación, junto con su cónyuge y familiares hasta el segundo grado incluido, nunca superior al 40% del capital de la entidad y cuyos fondos propios tampoco podrán superar los 400.000 euros al inicio del período de la entidad en que el inversor adquiera las acciones. Asimismo, se fija la exención total de la plusvalía al salir de la sociedad, siempre y cuando se reinvierta en otra entidad de nueva o reciente creación.

Actualmente, los técnicos remarcan que esta deducción es la más potente del IRPF, permitiendo deducir adicionalmente 1.274 euros de media a quien financie a una empresa reciente, aunque se precisa invertir otros 4.246 euros.

Fuente: nuevatribuna.es